Buscador


Etimología: el origen de las palabras

inocente


En su acepción actual, el adjetivo inocente se aplica a aquellos que están ‘libres de culpa’ y a las personas ‘cándidas’, ‘sin malicia’. El Diccionario de la Academia también registra la acepción etimológica “que no causa daño”.

La palabra española se deriva de la latina innocens, -ntis ‘el que no perjudica’, formada por nocere ‘dañar’, ‘perjudicar’, precedido por el prefijo privativo in-.

Por su etimología, inocente está vinculada a nocivo, que también procede de nocere, a través de nocivus. Otra palabra que comparte la etimología de inocente y coincide con su significado primitivo es inocuo, del latín innocuus ‘que no hace daño’.

Todos estos términos tienen un origen común: la raíz indoeuropea nek-, de la cual provienen también, entre otras, la palabra latina nex ‘muerte violenta’ y el prefijo latino necro- ‘muerte’, presente en necrología, necrópolis, etcétera.

El 28 de diciembre, en los países católicos, se celebra el Día de los Santos Inocentes, en memoria de los recién nacidos que fueron degollados por orden de Herodes, cuya intención era matar a Jesús.


Estos textos ha sido extraídos de los libros de Ricardo Soca La fascinante historia de las palabras y Nuevas fascinantes historias de las palabras.

 

Ver otra palabra: tijera

 

Copyright 2002 / 2007 -Todos los textos publicados están registrados en nombre de Ricardo Soca, titular de los derechos de autor. Queda terminantemente prohibida y será perseguida judicialmente la reproducción por cualquier procedimiento, sea sobre papel o por medios digitales e Internet, y su uso en radio o televisión, así como cualquier otro procedimiento previsto en la Convención Universal de Derechos de Autor, que protege esta obra.

Asociación Cultural Antonio de Nebrija - © 1996-2008 - Derechos Reservados / Editor: Ricardo Soca

Valid CSS! Valid XHTML 1.0!
Design by: Quarter Studios