Buscador


Etimología: el origen de las palabras

murciélago


No todos los murciélagos son ciegos, apenas los de la especie Rousettus, pero casi todas las variedades de este quiróptero están dotadas de la habilidad de orientarse por el sonido, como una especie de radar acústico, que en inglés se llama bat sonar y en español ‘ecolocación’.

Sin embargo, antes predominaba la creencia de que todos eran ciegos, como demuestra el origen de esta palabra: una metátesis del original murciégalo, formado por la expresión del castellano antiguo mur cego ‘ratón ciego’, derivada del latín mus, muris ‘ratón’ y cæculus, diminutivo de cæcus ‘ciego’. Las novecientas especies de murciélagos están formadas por los únicos mamíferos dotados de la capacidad de volar. Esta condición, unida al sentido de ecolocación, dio origen a fantásticas leyendas desde la Antigüedad. Surgidas en Siria y Babilonia, prosperaron en algunos países de Europa oriental durante la Edad Media y, por último, fueron recogidas por el irlandés Bram Stoker en su novela Drácula (1897), en la que adquirió su forma contemporánea el mito de los vampiros (del serbocroata y húngaro vampir) y el personaje del conde Drácula.


Estos textos ha sido extraídos de los libros de Ricardo Soca La fascinante historia de las palabras y Nuevas fascinantes historias de las palabras.

 

Ver otra palabra: rambla

 

Copyright 2002 / 2007 -Todos los textos publicados están registrados en nombre de Ricardo Soca, titular de los derechos de autor. Queda terminantemente prohibida y será perseguida judicialmente la reproducción por cualquier procedimiento, sea sobre papel o por medios digitales e Internet, y su uso en radio o televisión, así como cualquier otro procedimiento previsto en la Convención Universal de Derechos de Autor, que protege esta obra.

Asociación Cultural Antonio de Nebrija - © 1996-2008 - Derechos Reservados / Editor: Ricardo Soca

Valid CSS! Valid XHTML 1.0!
Design by: Quarter Studios