Domingo, 19 de abril de 2015

Página no encontrada

Lo sentimos , pero la página no existe. Por favor visite nuestro sitio web para encontrar lo que estás buscando.

Página no encontrada | Castellano - La Página del Idioma Español = El Castellano - Etimología - Lengua española
Domingo, 19 de abril de 2015

Página no encontrada

Lo sentimos , pero la página no existe. Por favor visite nuestro sitio web para encontrar lo que estás buscando.

Página no encontrada | Castellano - La Página del Idioma Español = El Castellano - Etimología - Lengua española
Domingo, 19 de abril de 2015

Página no encontrada

Lo sentimos , pero la página no existe. Por favor visite nuestro sitio web para encontrar lo que estás buscando.

Página no encontrada | Castellano - La Página del Idioma Español = El Castellano - Etimología - Lengua española
Domingo, 19 de abril de 2015

Página no encontrada

Lo sentimos , pero la página no existe. Por favor visite nuestro sitio web para encontrar lo que estás buscando.

Página no encontrada | Castellano - La Página del Idioma Español = El Castellano - Etimología - Lengua española
Domingo, 19 de abril de 2015

Página no encontrada

Lo sentimos , pero la página no existe. Por favor visite nuestro sitio web para encontrar lo que estás buscando.

La Pgina del Idioma Espaol (el castellano.org>: Portada

El voseo en la historia y en la lengua de hoy
Las frmulas de tratamiento en el espaol actual



Por Norma Beatriz Carricaburo
Publicado con autorizacin de la Fundacin Litterae



En este tema, que, en realidad, es muy amplio, me ceir al voseo, o sea, al uso del vos en lugar del t, que es uno de los fenmenos ms caractersticos del espaol rioplatense y, tambin, de los ms extendidos y vigentes en casi toda Amrica hispnica.

Hay que remontar el inicio del voseo espaol al siglo IV de C. En ese entonces, el empleo del vos en lugar del t tiene un valor social de sumo respeto. Se cie su uso al trato con el emperador. Para su inicio, se apuntan dos causas: una, la presencia de dos emperadores, ya que el Imperio romano se haba dividido; esto pudo inducir al uso del vos como una forma de incluir a ambos. Otros sealan que el vos fue la respuesta al nos, frmula por la cual el emperador romano se mencionaba a s mismo, como representante del poder y cabeza de todo el imperio.

Este vos reverencial se habra ido extendiendo paulatinamente a las distintas autoridades (polticas, militares, religiosas) modificando el sistema del siguiente modo:
1. t para el interlocutor de igual autoridad,
2. vos para el interlocutor de mayor autoridad.

La expansin del uso del vos se habra vuelto ms compleja y extensa durante los siglos VI y VII, segn lo prueban distintos documentos que marcan la extensin del vos para una sola persona.

En esta evolucin del vos, Pez Urdaneta cree ver dos variantes sociolingsticas que quiebran la estratificacin original de [+ poder] o [+ autoridad]. Son estas variables la pragmaticidad y el sentimentalismo. Por pragmaticidad, entiende "la intencin de un hablante de imponer un acatamiento o solicitar un favor", y por sentimentalismo, la distancia o cercana afectivas que un actante asume o presenta en relacin a otro actante". Las distintas lenguas romances presentaran entonces, en esos siglos, los siguientes valores para el vos:

Vos:
tratamiento para ms de un interlocutor.
Vos: tratamiento para un colocutor considerado [+ autoridad].
Vos: tratamiento para un colocutor del que se espera un favor o beneficio.
Vos: tratamiento impersonal formal (no afectivo) con un solo colocutor.

Este esquema es el que conservan las distintas lenguas romances. Del antiguo uso del vos como plural reverencial o de respeto hacia una persona considerada de mayor autoridad (el rey o el emperador), se desprendi el vos de cortesa o de respeto.

En Espaa, el uso del vos se ir modificando a lo largo de los siglos. Se ir pasando de un eje vertical asimtrico de [+ autoridad] o [+ poder], en que el vos se utiliza en direccin de abajo hacia arriba, a la direccin contraria: de arriba hacia abajo, es decir, para aquellos colocutores que tienen [- autoridad] o [- poder] y, asimismo, del polo de la distancia al de la cercana.

Se utilizar igualmente el voseo en un eje horizontal recproco, es decir vos por vos.

Segn Pez Urdeneta, en los siglos XI y XII, habran jugado para el empleo del vos las variables de rango social, pragmaticidad y virtud caballeresca. El t estaba condicionado por el lazo familiar.

En los siglos XIII y XIV, advierte un gran cambio social. Han ido reduciendo a los moros, y la sociedad se ha estratificado en tres. En la parte de arriba de la pirmide, estn los nobles o caballeros; en la parte central, el clero; y en la base, los artesanos, los labradores y los mercaderes. Estos tres grupos desarrollarn, en lo social, normas internas y externas de tratamiento. El t se habra ido enriqueciendo, intragrupalmente, como tratamiento solidario, informal, afectivo, y, tambin intragrupalmente, para indicar [- rango]. El vos cobraba fuerza extragrupal, con la novedad de emplearse de superior a inferior para indicar distancia social. Para esta nueva etapa, Pez ve jugar distintas variables, como son sexo, cercana afectiva y, fundamentalmente, diferencia estamental. Sigue existiendo el vos pragmtico o de inters, pero pierde vigencia la virtud caballeresca.

En el siglo XV, el cambio que se produce en la sociedad espaola con el fin de la reconquista modifica nuevamente las frmulas de tratamiento. Se produce la ruptura del orden estamental. Los nobles, sin el oficio de la guerra, se dedican al ocio; la burguesa asciende y se fortifica; y las ciudades crecen. El resquebrajamiento del orden anterior se da conjuntamente con una expansin del vos, que se usa tanto para marcar [+ rango] como [- rango]. Dentro de una misma clase, se utiliza asimismo para quienes tienen igual rango. Esto lleva a un desgaste del pronombre hacia finales del XV, lo que hace necesario introducir una nueva frmula, vuestra merced, con el verbo en tercera persona. Al extenderse en la metrpoli vuestra merced como frmula de respeto, el t volvi a recuperar su primitivo valor de segunda persona del singular para la confianza, y el vos se restringe a la segunda persona del plural para la confianza. El paradigma queda fijado en la Pennsula del siguiente modo:

Segunda persona del singular t,
para el trato de confianza;
vuestra merced > vuesa merced > vuesarced > vuesanced > voac, vuc, vusted, usted, para el tratamiento de respeto.

Segunda persona del plural
vosostros, para el tratamiento de respeto;
vuestras mercedes > ... > ustedes, para el tratamiento de respeto.

Estas modificaciones que se producan en el espaol de Europa no llegaron a toda Amrica. En este continente, se introdujo el tuteo y tuvo dos ejes irradiantes, los virreinatos de Mxico y del Per, pero el resto de Amrica, llamada la Amrica voseante, sigui utilizando el vos para la segunda persona del singular, en tanto que el ustedes cubri las dos formas de plural, la de confianza y la de respeto, fenmeno comn con la Amrica tuteante y con Andaluca.

Pla Crceles, en un estudio sobre "La evolucin del tratamiento vuestra merced", muestra el progresivo desprestigio en que fue cayendo el vos en la Pennsula.

Mientras tanto, en Amrica se conserva el voseo, considerado ya arcasmo en la metrpoli, pero que aqu constituye un fenmeno vigente.

Un autor americano, Rufino Jos Cuervo, explica la pervivencia del voseo en este continente por el abuso que de la forma voseante hacan los espaoles al hablar con los inferiores. Segn este crtico, es buena prueba de cmo trataban a los indios y a los criollos. En cambio, un crtico espaol, Lapesa, considera que el uso americano responde al abandono de distingos sociales y de normas lingsticas del conquistador. Esto muestra cierta indiferencia ante el vulgarismo, pero tiene, en su aspecto positivo, la voluntad de nivelacin cohesiva propia de las sociedades en formacin. Pienso yo que no hay que entender estas dos opiniones como opuestas, sino como alternativas. Puede haber un fondo de amistosa confianza entre los conquistadores, que se sentan aqu hermanados por la aventura comn, pero lo cierto es que, si es el trato habitual para vasallos y criados, seguramente lo prodigaron a indios y a criollos. Este trato tuvo que haber sido determinante para su integracin en el espaol americano.

Por otra parte, no hay que olvidar que las lenguas americanas no conocan el desplazamiento corts, y, por lo tanto, para el aborigen no sera relevante el desplazamiento t/vos.

En Amrica, se dan tres posibilidades de frmulas de tratamiento: a) la propia de la Amrica tuteante, donde hallamos t para la segunda persona singular de confianza y usted para la segunda de respeto; b) la propia de la Amrica slo voseante, donde la forma de confianza vos coexiste con la de respeto usted, y, por ltimo, c) la de la Amrica tuteante-voseante, donde el vos se restringe al mbito sumamente ntimo; el t, para la confianza intermedia; y el usted, como forma de respeto.

Adems de esta alternancia, el voseo americano cambia segn las zonas.

Puede tratarse de un voseo verbal, pero con tuteo pronominal (como es habitual en el Uruguay), de voseo pronominal y tuteo verbal (como en Santiago del Estero) o de voseo pronominal y verbal. Adems, los paradigmas tanto pronominal como verbal estn "hibridados", o sea, que alternamos las formas de la segunda persona singular con las de la segunda plural.

El paradigma pronominal se diferencia del verbal en que es nico para toda Amrica. El vos se conserva para el caso nominativo o sujeto, y para el trmino de la preposicin y de la comparacin. Se pierde para los casos objetivo-reflexivo y para el posesivo. Eso le da ese aspecto catico que escandalizaba a Capdevila. Sin embargo, como ha estudiado Fontanella de Weinberg, las formas que han perdurado son las que se integraban mejor en el sistema. Te persiste atrado por me y se, el tu posesivo tiene la misma estructura de CV que las otras personas tonas del singular (mi, su), adems de la ausencia de concordancia en gnero con el objeto posedo, y el posesivo tnico tuyo/a/s comparte con suyo/a/s una similitud mxima.

La larga coexistencia de t y vos fue debilitando en el hablante la conciencia de pertenecer a dos paradigmas distintos. Producida esta indiferenciacin, la presin de las distintas personas de un mismo caso predomin y constituy este paradigma que, si bien es hbrido, se integra mejor en el conjunto de todas las formas pronominales.

A diferencia del pronominal, el voseo verbal no es uniforme para toda Amrica, y se dan tres tipos distintos de voseo: 1) el voseo diptongado, es decir, aquel que conserva las formas cantis, cantis, comis, comis y parts, partis; 2) el voseo argentino, es decir, monoptongado en la vocal ms abierta del diptongo, y 3) el voseo a la chilena, que conserva diptongadas algunas formas, pero monoptonga otras en la vocal ms cerrada, atrado por la tercera. As lo sistematiza Rona para las tres conjugaciones en su alternancia indicativo/subjuntivo:

I

II

III

-ais/-eis

-as/-es

-ais/-is

-eis/-ais

-es/-as

-is/-ais

-is/-ais

-is/-as

-is/-ais



El tipo I o diptongado slo persiste en ciertas zonas andinas. Lapesa lo llama "reliquias hoy vulgares de un uso que antao debi de ser el ms distinguido". Lo cierto es que el conquistador debi de traer las formas monoptongadas con anterioridad a las diptongadas, cuando las monoptongadas an eran usuales en la pennsula. Al restaurarse el diptongo en el espaol de Espaa, las formas diptongadas comienzan a contender con las monoptongadas como las ms prestigiosas. Coexisten, por lo menos, hasta el siglo XVII, y en nuestro territorio, segn un referente literario, el primitivo sainete criollo, an durante todo el XVIII. Este voseo persiste en zonas aisladas, como San Juan de Micay (Colombia), o en algunas otras regiones aisladas, por lo general andinas.

El tipo II, llamado voseo argentino por Henrquez Urea, es el ms extendido. No slo es el propio del Ro de la Plata, sino tambin el que se utiliza en Centroamrica, en la costa Ecuatorial, la zona andina de Venezuela y de Colombia, y la zona norte y este de Bolivia. En el Occidente venezolano, es decir en el estado de Zulia, se diptonga el presente y el futuro, pero no se diptonga el pretrito perfecto simple.

El voseo de tipo III se extiende no slo en Chile, sino tambin en otras regiones, como en la sierra del Ecuador ya vimos que el voseo de la costa es de tipo II, entre los collas del sur de Bolivia y en el Per, donde se combina el voseo de tipo argentino, para la primera conjugacin, con el voseo chileno para la segunda.

Todo esto ya nos advierte que la sistematizacin de Rona es una simple sistematizacin, muy difcil de advertir en un digamos estado puro. La complejidad del tema del voseo proviene de que como nunca se lo tom ms que como una forma agramatical o incorrecta, en el mejor de los casos un arcasmo, no hubo ni hay una preceptiva sobre voseo.

Pero el tema es an ms complicado. Porque adems de estos distintos tipos de voseo, el paradigma verbal tambin es mixto. Por lo general, se toma la segunda persona del plural para el presente de indicativo y de imperativo. Para el presente de subjuntivo, los hablantes de nuestro pas, por ejemplo, alternan la forma del singular con la del plural (vos cantes o vos cants). Para el futuro de indicativo, en la actualidad, se usa la forma de singular en la mayora de las zonas voseantes, en pocas conserva el voseo (vos comers o vos comers). Esto se debe a que el futuro es una forma propia del habla escolarizada, puesto que las formas vulgares son perifrsticas. En nuestra literatura, la gauchesca registra algunas veces el futuro voseante (vos sabrs o vos comers), pero estas formas son desconocidas en nuestro rioplatense actual.

En los condicionales y en los imperfectos de indicativo y de subjuntivo, concuerdan las personas t y vos. Son homomrficas por evolucin al ser el voseo monoptongado.

Tambin resultan homomorfos por evolucin, por la misma causa, los verbos estar, dar, ir y ver.

En el caso del pretrito perfecto simple, la segunda persona del plural, proveniente de la forma latina -stis > -stes, conserva su -s final. En la Pennsula, sta suele pasar, por analoga, a la segunda del singular. En nuestro pas, por ultracorreccin, quitamos la -s de la forma voseante.

Extensin del voseo y del tuteo

En Espaa, el voseo resisti en algunas zonas aisladas. Por ejemplo, en Andaluca an se empleaba en el siglo XIX, segn surge de documentos literarios, por ejemplo, las novelas de Fernn Caballero. Se diferencia del voseo americano en que se registra para la confianza intermedia. Es decir, el tuteo es en direccin hacia abajo (hijos o criados) o igualitario, en la suma intimidad (entre hermanos o cnyuges), en tanto que el voseo se emplea para una distancia intermedia, en direccin de abajo hacia arriba (hijos a padres, por ejemplo), o en forma simtrica, cuando no existe suma confianza (por ejemplo, entre vecinos).
En Amrica, el voseo ha persistido en gran parte de su territorio con distinta suerte. Se instala en la norma culta, en el Ro de la Plata, pero es rural o subestndar en muchos pases. En otros, como en Venezuela, se trata de una norma regional (es decir, que, en determinadas zonas, hay un orgullo localista por su empleo).

Hay muchos factores que contienden para su expansin o restriccin ms all de los puramente academicistas. Por ejemplo, el factor poltico: los gobiernos nacionalistas o populistas contribuyen a la expansin del vos; factores ideolgicos: la exacerbacin latinoamericanista, que se nota especialmente en el reflorecimiento del voseo entre los jvenes en el cono sur a partir de la dcada del 60; factores econmicos: por ejemplo, el boom editorial espaol en los aos 80, unido a una literatura que vena censurada y autocensurada en la Argentina, hacen que el voseo se reduzca o desaparezca en gran parte de la literatura actual; factores sociales: de prestigio o status; factores sexuales: el voseo est bien para los hombres, por ejemplo, en Guatemala, pero suena mal en labios femeninos; factores escriturarios: el voseo est limitado a la lengua oral, pero su uso no es correcto en la lengua escrita; otro factor: los medios masivos de comunicacin, que hacen que unas zonas irradien sobre otras. Por ejemplo, en Montevideo, nos decan que, en los ltimos aos, los programas de Tinelli o de Pergolini, que se retransmiten all, incorporaron, entre los jvenes, el voseo pronominal, dado el prestigio contestatario que estos programas conllevan.

La extensin diatpica

Si trazamos un mapa sobre la expansin del voseo en Amrica, vemos que las zonas que se han conservado voseantes son las que estuvieron ms alejadas de la Pennsula. Si descendemos en el mapa, encontramos voseo en los estados del sur de Mxico, Chiapas y Tabasco, que histricamente tuvieron un mayor contacto con la Capitana General de Guatemala. Tambin persiste el voseo en Centroamrica, en tanto que se ha perdido en las Antillas, que siguieron unidas a Espaa hasta fines del siglo pasado, es el caso de Cuba y Puerto Rico, adems de ser trnsito obligado de las naves que venan de la metrpoli. Respecto de Santo Domingo, pudo tambin influir el hecho de tener, desde antiguo, una Universidad muy importante.

El voseo persiste, asimismo, en la zona andina de Colombia y de Venezuela. Hay voseo en la zona serrana y costera del Ecuador, en algunas provincias del norte y del sur de Lima, en el Per: al sur, principalmente en Arequipa y al norte en Ancash, San Martn, Hunuco y Cajamarca. En Bolivia, donde, en los niveles populares, existe en todo el pas. En Chile y en el Ro de la Plata.

La extensin diastrtica

Ya adelant que en cuanto a niveles de uso, el Ro de la Plata es la nica regin en que el voseo forma parte de la norma culta. Prcticamente la Argentina, el Paraguay y el Uruguay, junto con Costa Rica, son las nicas zonas que han excluido el t del paradigma. Pero en Costa Rica, como en otras zonas de Amrica del Sur, el voseo contiende con el "ustedeo", es decir, el empleo del usted para las situaciones de confianza; por ejemplo, en Costa Rica, los nios en la escuela se tratan entre s de usted.

El resto de Centroamrica tambin emplea el voseo. En Nicaragua, su uso abunda en la lengua oral, pero se tiende al tuteo en la escritura. El Salvador y Honduras alternan el uso voseante con el tuteante.
Panam es el ms tuteante de los pases centroamericanos. El vos se localiza en la zona occidental y en reas donde el elemento indgena es predominante. En cambio, en las zonas donde prevalece el elemento africano, el uso es tuteante.

En Sudamrica, en pases como el Ecuador y el Per, el voseo es subestndar o rural. En Colombia, hubo voseo en las ciudades, como Bogot, pero en la actualidad, slo lo hay en las regiones andinas, donde tambin su uso se limita por la presencia del usted como frmula de confianza. En Bogot, es notable el "ustedeo". Si trazamos una lnea desde la menor solidaridad o confianza hacia la mayor, vamos a encontrar el usted en los dos extremos, en tanto que, en la zona de confianza intermedia, se da el uso del t. El usted para la suma intimidad, dirigido a los padres, o a los hijos, o entre cnyuges, o en otras relaciones de mucho afecto, suele alternar en Colombia con la forma su merced, que contina vigente como forma de sumo cario.

Tambin en Venezuela, en especial en la zona andina, el "ustedeo" coexiste con el voseo. En Venezuela, el voseo es norma regional es decir, que tiene prestigio dentro de la regin en el occidente, en el estado de Zulia. All los hablantes se enorgullecen de su empleo. Pero es subestndar en la zona andina. All se avergenzan del uso, porque lo consideran incorrecto.

En Bolivia, hay dos zonas lingsticamente diferentes: 1) La zona colla, al oeste y sur del pas, y 2) La zona camba, al este y norte de Bolivia. En la zona colla, el t alterna con el voseo pronominal, en tanto que la forma verbal es tuteante (salvo el imperativo que es tom, com y viv). En algunas zonas de Oruro, Potos y Tarija, se emplea el voseo verbal diptongado o a la chilena. En la zona camba, se utiliza el usted para el sumo cario y tambin el usted para el trato formal. Utilizan el vos para la confianza y como modo despectivo (es decir, en direccin de arriba hacia abajo), y consideran el t propio de los collas. O sea, que otra vez el voseo aparece como norma regional.

Chile fue un pas voseante hasta que lleg Bello y realiz una fuerte presin normativa en favor del tuteo. Sin embargo, el voseo sigui como norma rural y subestndar. Pas algo similar a lo que ocurri en el Uruguay, en el sentido de que se cambi al tuteo pronominal, pero no fue tan fcil de desarraigar el voseo verbal. En la dcada de 1970, ya algunos estudiosos advertan una extensin del voseo tanto en las capas sociales inferiores como en las medias y superiores. Este fenmeno habra comenzado a producirse a fines de los aos 50 y principio de los aos 60.

Algunos lo atribuyeron al menor peso de la gramtica normativa, en tanto que otros consideran que forma parte de una expansin que se da en todo el cono sur, porque los habitantes han ido cobrando conciencia de su identidad latinoamericana, unida al debilitamiento de las barreras sociales y a la rebelda de los jvenes frente a las pautas de clase rgidas, impuestas por su clase, que los llevan a tomar como modelo a los estratos ms desposedos. Lo cierto es que, en este momento, hay en Chile dos tipos de voseo: uno, llamado el autntico, es el rural o subestndar que utiliza el pronombre vos. El otro, el voseo culto, utiliza el voseo verbal, pero con tuteo pronominal. En la actualidad, cuando llegamos a Santiago, es comn or que los jvenes universitarios se saludan con la frmula "cmo andai?", con prdida de la -s final. Aunque parece que estos jvenes, cuando llegan a la edad madura, no siempre continan con este uso y vuelven a la tradicin familiar.

Como conclusin de lo que hemos venido diciendo, advertimos que el voseo es expansivo en ciertas zonas, por ejemplo, en el cono sur y en Centroamrica, en tanto que, en otros pases del norte de Sudamrica, se encuentra en retirada, y en otros, sobrevive como un reliquia aislada que suponemos que va a ir desapareciendo por la presin de la norma culta del resto del pas y por el influjo de los medios de comunicacin.


BIBLIOGRAFA
CARRICABURO, Norma, Las frmulas de tratamiento en el espaol actual, Madrid, Arco/Libros, 1997.
CUERVO, Rufino Jos, "Las segundas personas del plural en la conjugacin castellana", Disquisiciones sobre filologa castellana, Buenos Aires, El Ateneo, 1948.
FONTANELLA DE WEINBERG, Mara Beatriz, "La constitucin del paradigma pronominal del voseo", Thesaurus, BICC, XXXIV, 1977.
LAPESA, Rafael, "Las formas verbales de segunda persona y los orgenes del voseo", Actas del Tercer Congreso Internacional de Hispanistas, Mxico, El Colegio de Mxico, 1968.
PEZ URDANETA, Iraset, Historia y geografa hispanoamericana del voseo, Caracas, La Casa de Bello, 1981.
RONA, Jos Pedro, Geografa y morfologa del voseo, Porto Alegre, Pontificia Universidad Catlica, 1967.