06/02/2012

Gobierno español apuesta a lengua
para promover «marca
España«

Rubén Díaz Caviedes, El Confidencial

En su discurso ante la Comisión de Cultura del Congreso, el nuevo ministro de Educación, Cultura y Deporte de España, José Ignacio Wert, adelantó las líneas maestras de su dirección y comentó la contribución del Ministerio a la consolidación de la «marca España», uno de los ejes propuestos por el Gobierno para relanzar la imagen del país en el exterior y fomentar la confianza en España a largo plazo.

«Nuestras instituciones culturales —aseguró el ministro— no sólo dan cabida a la cultura de España, sino que deben acoger a toda la cultura en español, ser un espacio abierto para la creatividad de uno y otro lado del Atlántico». Una afirmación cargada de significado que se ha interpretado como una apuesta del ministro por renovar la capitanía española entre las naciones hispanohablantes en la promoción internacional de la lengua española, especialmente tras el apresurado relevo en la dirección del Instituto Cervantes y cuando el castellano se confirma como segunda lengua más hablada del mundo. ¿Se convertirá nuestro idioma en un verdadero activo de la marca España? ¿En qué medida puede contribuir la promoción del castellano a los intereses estratégicos del país? ¿Conseguiremos rentabilizar esta posición privilegiada o dejaremos pasar una oportunidad histórica de plantar cara al inglés?

El chino, un valor relativo
Con aproximadamente 840 millones de hablantes nativos, el chino mandarín es indiscutiblemente la lengua más hablada del mundo. Debe esta posición al montante demográfico de la República Popular China —aunque los hablantes reales sean menos, el mandarín es la lengua oficial de 1.300 millones de personas, una quinta parte de la población mundial— pero no a su implantación como segunda lengua ni a su expansión internacional, limitada a China y varias naciones adyacentes del Sudeste Asiático.

Francisco Moreno Fernández, director académico del Instituto Cervantes, explica a El Confidencial que «el dato determinante es la consolidación del idioma como lengua vehicular de la comunicación internacional». El número de hablantes nativos «es muy importante, pero no refleja necesariamente la importancia real de la lengua». Mientras el chino sólo cumpla con esta categoría, seguirá apareciendo en el primer lugar de la lista con un asterisco.

Inglés vs. español
La verdadera pugna está entre el inglés y el español. Aunque la primera es sin duda la lengua predominante a nivel internacional, el castellano es el que experimenta un crecimiento demográfico más potente. Según la revista especializada Ethnologue. Languages of the World, en 2010 el español ya aventajaba al inglés en medio millón de hablantes —con 328,5 millones el primero y 328 el segundo—. Las siguientes lenguas más habladas en el mundo serían el bengalí, con 189 millones de hablantes; el hindi, con 182 millones; y el portugués, con 170 millones. Les siguen el ruso, el árabe y el japonés.

Moreno Fernández confirma que «el español ya es la segunda lengua de comunicación internacional», sólo por detrás del inglés, y que «superarlo en número neto de hablantes» no puede sino confirmar el «crecimiento sostenido» del castellano. «El español es ya una lengua válida y útil en la comunicación internacional. Para los diplomáticos, por ejemplo, cada vez es más importante conocerlo, cuando no indispensable». También apunta que «el español cumple funciones que en otros momentos históricas cumplían otras lenguas», como el francés. «Algo inevitable», según el experto, «teniendo en cuenta el creciente empuje internacional de la región hispanohablante como espacio cultural, político y económico».

Llegado este punto, los expertos nos hablan de varias líneas estratégicas imprescindibles para acometer una promoción del español coordinada, racional y muy especialmente, efectiva:

El español más allá de Iberoamérica
El posicionamiento del español como segunda lengua del mundo pasa necesariamente por la expansión internacional de la lengua más allá de las fronteras iberoamericanas. «La hispánica es una cultura universal, con valores que arraigan en cualquier parte del mundo», explica el director académico del Cervantes. «La promoción del español sirve también para familiarizar con la propia vida y culturas hispánicas y eso facilita la llegada de capitales de todo tipo: culturales, comerciales, políticos». Consolidada una importante penetración del castellano en Estados Unidos y Europa, Moreno Fernández señala tres regiones de especial importancia estratégica: Rusia, el África Subsahariana y Brasil.

Según el último anuario El español en el mundo, que publica el Cervantes, nuestro idioma es ya el cuarto más estudiado en Rusia, donde acumula más de 20.000 alumnos. En el África Subsahariana la promoción del español está ligada a los distintos Planes África del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. Los estudiantes de nuestra lengua se cifran en más de medio millón y fuera de Guinea Ecuatorial, donde el castellano es lengua oficial, se concentran principalmente en Costa de Marfil, Senegal y Camerún. Brasil ofrece el escenario donde el español crece con mayor espectacularidad, especialmente desde que se aprobase en 2005 la llamada Ley de español, que obliga a ofertar este idioma en todas las escuelas de enseñanza media del país. Hay más de 350 universidades que ofertan lengua castellana repartidas por todos los estados brasileños y el número total de estudiantes del idioma asciende ya a cinco millones.

Estudiar español en España
Tan importante como promocionar el español fuera de nuestras fronteras lo es construir dentro de ellas la infraestructura necesaria para reaccionar a la demanda. Kim Griffin, directora académica de la Fundación Comillas, incide en la importancia no sólo de acudir al exterior para promover el español, sino de situar a España como destino de estudiantes extranjeros. «A largo plazo es fundamental. Los alumnos vuelven a sus países con una idea más real, más acertada de lo que es España. La gente que viene a estudiar un año o un semestre regresa empapada no sólo del idioma, sino de todo lo español. Se convierten en embajadores informales de la cultura hispana, lo que es muy beneficioso para la imagen del país en el exterior». También comenta que «nos encontramos ante una gran oportunidad» porque «la recesión económica no parece afectar al ritmo con que la gente se interesa por el español. Tenemos a 12.000 alumnos que vienen cada año de Estados Unidos a España, por ejemplo, y la cifra no hace más que crecer».

La propia Fundación Comillas proyecta «la puesta en marcha, desarrollo y gestión de un centro de excelencia dedicado a la promoción y enseñanza especializada de la lengua y la cultura hispánicas» en la villa cántabra de Comillas. «Un proyecto pionero —explica Griffin— tanto en volumen como objetivos» que contempla la creación de una universidad internacional del español y que se verá complementado con la llegada a Comillas de un centro de United World Colleges, conocido en España como Colegios del Mundo Unido. Griffin añade que «también estamos empezando a crear proyectos duraderos y sostenibles con excelentes universidades internacionales» para fomentar el intercambio de pedagogos y estudiantes.

«La formación de profesores es esencial»
En estos términos es como se expresa Griffin. «La demanda de profesores de español en lugares como Brasil o Rusia es enorme». «Este mismo año se ha puesto en contacto con nosotros un consorcio de universidades chinas para que les ayudemos a crear departamentos de español», ejemplifica. «Y en Reino Unido acaban de restaurar la obligatoriedad de estudiar una lengua extranjera en la educación media, así que vamos a crear allí un curso de formación de profesores de primaria».

Paralelamente, y según Francisco Moreno Fernández adelanta a El Confidencial, el Cervantes ya trabaja en la creación de Study in Spain, un portal en internet que «centralizará y canalizará» los esfuerzos institucionales para atraer estudiantes y contendrá «todo lo que hay que saber para venir a España a estudiar el idioma y la cultura».

Una posición privilegiada en la promoción del español
El último frente estratégico es la propia posición de España en la promoción de la lengua española. «A partir de un determinado nivel, que el idioma español superó hace mucho, la cooperación entre países es fundamental. Quizás hay una competencia interna, pero siempre es muy sana». Lo importante, asegura Moreno Fernández, es conseguir «un ámbito de colaboración en el que los esfuerzos sumen» y convencernos de que «el interés porque el mundo hable español no es sólo de un país, sino de todo el ámbito hispanohablante». Griffin coincide con el diagnóstico: «Los verdaderos interesados en que el español se hable en el mundo, colaboramos».

En este escenario cobran especial relevancia los organismos españoles concentrados en la expansión y consolidación internacional del idioma: la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX), el Ministerio de Exteriores y muy especialmente, el Instituto Cervantes. «Hay que tener en cuenta —explica Francisco Moreno Fernández— que el Cervantes es una red de más de 70 centros en todo el mundo, autenticas plataformas para la difusión de la marca España a través del evento cultural y de la colaboración con las instituciones locales, que permiten llevar el mensaje de la imagen de España allá donde haga falta».

Ayúdenos a sostener este proyecto

ediciones anteriores

La Palabra del día

Aventúrate en los fascinantes secretos del lenguaje. Recibe diariamente en tu correo una palabra de nuestra lengua con su significado, su origen e historia, así como las noticias del idioma español.

 
¡Recomiende este boletín a sus amigos!

Buscador

Curso online

Asociación Cultural Antonio de Nebrija - © 1996-2014 - Derechos Reservados / Editor: Ricardo Soca

Valid CSS! Valid XHTML 1.0!
Design by: Quarter Studios