Buscador

10/03/2010

¿Necesita una traducción?
Google espera su llamado

David Sarno, Los Angeles Times

La traducción instantánea ha sido un milagro recurrente de la ciencia ficción, desde el androide de Star Wars hasta el invisible intérprete de Star Trek, pero en este mismo momento, en el planeta Tierra, Google está poniendo en juego su vasto poder intelectual y de recursos computacionales para poner esta tecnología futurista en manos de los consumidores.

Hoy, si uno va a Pekín y quiere conseguir comida norteamericana, basta con activar el traductor de su teléfono Google y preguntar: ¿Dónde puedo comprar una hamburguesa? Unos segundos después. Pocos segundos después, el teléfono repetirá la frase en chino y usted se irá entendiendo con su interlocutor.

Si por el contrario, usted es abordado en pleno Los Angeles por una ejecutiva japonesa que no habla inglés y que le hace una pregunta en su lengua, pídale simplemente que lo diga en el teléfono. Espere unos segundos y oiga la pregunta: ¿Cree que va a llover hoy?

La voz del teléfono podrá sonar como si fuera de un robot de película de los años cincuenta, y las traducciones a menudo están lejos de ser perfectas, pero mucho hablantes bilingües de inglés-japonés e inglés-mandarín (incluyendo algunos reporteros de Los Angeles Times) aseguran que el software se mostró sorprendentemente exitoso en la traducción de frases básicas.

«Todavía queda un largo camino por delante, pero este comienzo ya es asombroso», afirmó Jaime Carbonell, director del Instituto de Tecnologías de las Lengua de la Universidad Carnegie Mellon, en Pittsburgh.

El software gratuito, llamado Google Translate —que funciona en los teléfonos dotados del sistema operativo Android, de Google— permite traducir texto desde y hacia 50 idiomas —incluyendo islandés, eslovenio y swahili— y ha sido descargado más de 250.000 veces desde su lanzamiento en enero.

Por el momento, los únicos idiomas en que reconoce texto oral son inglés, mandarín, japonés y alemán, aunque en español y otras lenguas se cuentan entre los próximos proyectos.

La sencillez del programa contrasta con la dificultad inherente a la enseñanza de la técnica de traducción a las computadoras, una técnica conocida como traducción automática.

Muy temprano en la corta historia de Google, sus fundadores se dieron cuenta de que, si se proponían la meta de hacer la información fácilmente accesible, su software tendría que estar capacitado para trabajar en todos los idiomas. «La meta es derribar lo antes posible la barrera del lenguaje», dijo Franz Och, quien dirige el equipo de traducción computadorizada de Google. «Esto significaría que cada persona pudiera tener acceso a cualquier información, independientemente del idioma en que esté escrita».

Además de los teléfonos celulares, los usuarios de computadoras comunes pueden usar gratuitamente el servicio de Google para traducir páginas enteras de la web, de forma que un árabe, por ejemplo, pueden leer traducida una versión de la edición digital de The Times.

En los últimos años, el enfoque de Google, fortalecido con el uso de gigantescas bases de datos se ha puesto al frente de la mayor parte de las investigaciones universitarias al respecto, dijo Mark Przybocki, que supervisa la traducción automática en el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST).

Aunque la aplicación móvil todavía está en pañales, Google cifra en ella grandes esperanzas. Och cree que no pasará mucho tiempo antes de que esta tecnología permita una traducción voz a voz en tiempo real, o sea, una conversación en vivo entre hablantes de lenguas diferentes.

Asociación Cultural Antonio de Nebrija - © 1996-2014 - Derechos Reservados / Editor: Ricardo Soca

Valid CSS! Valid XHTML 1.0!
Design by: Quarter Studios