Jueves, 23 de noviembre de 2017

¿Vale la pena traducir películas a las variedades locales de español?

28/12/2016
Camilo Fernández G.

Especialistas chilenos no se ponen de acuerdo sobre la conveniencia de traducir películas a la variedad lingüística local, un debate que se repite en diversas latitudes del variopinto abanico de la hispanofonía.

 

Actores de talla mundial como Bryan Cranston (protagonista de la serie “Breaking Bad”) y James Franco (nominado a un Oscar por “127 horas”) andan diciendo “bacán”, “wena” y “hueveo”. Mientras que en Chilevisión, los actores argentinos de la teleserie “Esperanza Mía” pronuncian palabras como “cabra chica”, “pololo” y “cuñá”, en vez de cuñada.

¿Por qué están hablando en chileno? ¿Quién les enseñó a decir garabatos nacionales?

En el caso de la película “¿Por qué él?”, que se estrenó la semana pasada, la 20th Century Fox señaló que la idea de poner subtítulos chilensis fue porque en la comedia hay muchos chistes que, para los que no saben inglés, no se entienden, ¿cachái?

Por el lado de la teleserie de CHV, el argumento de doblar con acento chileno a los personajes fue porque podría haber modismos transandinos que podían no entenderse. La protagonista, Lali Espósito, dijo que le daba “mucha pena, porque me encantaría que escucharan mi voz y la manera en que digo las cosas”, según consignó Emol. Los tuiteros concordaron con ella e hicieron “no al doblaje de Esperanza Mía” uno de los temas más comentados el día del estreno.

Los expertos en lenguaje hablan

José Luis Samaniego es secretario de la Academia Chilena de la Lengua y docente de la Universidad Católica. Tanto sabe que fue considerado como perito en el juicio de la querella de Andrónico Luksic contra el diputado Gaspar Rivas para explicar el significado del insulto “hijo de puta”.

Samaniego dice que el beneficio de los doblajes y subtítulos neutros en lenguas extranjeras “es que le da una mayor universalidad para todas las zonas lingüísticas del español. De este modo, además, se evita que determinados términos adquieran muy distintos significados en las distintas zonas del español”.

¿Puede que las personas tengan una mejor comprensión? “Depende del nivel cultural de la persona. Las personas de bajo nivel cultural tendrían una mejor comprensión”, dice el experto.

Otro que sabe es el profesor Jaime Campusano, profesor de castellano y famoso por sus apariciones en TV explicando las raíces de las palabras. “Particularmente me parece una traducción adecuada la de la teleserie argentina y una estrategia de la TV nacional, hay que esperar resultados, quizás ahora ‘choque’ auditivamente”, opina.

“Toda persona que estudie manifestaciones lingüísticas no puede dejar de lado la evolución idiomática y las nuevas formas de comunicación; lo contrario es estancarse sin darle flujo a la semántica; el uso será el juez para saber si un proceso fue evolutivo o involutivo”, concluye Campusano.

Totalmente en desacuerdo está el secretario de Academia Chilena de la Lengua: “En cuanto a la iniciativa de chilenizar el habla de las teleseries y películas de otros países de habla hispana estoy absolutamente en contra, me parece que es innecesario y que nos empobrece en lugar de abrirnos a la diversidad de nuestra lengua española”.

Para dirimir está Darío Rojas, docente del departamento de Lingüística de la Universidad de Chile y autor del libro “¿Por qué los chilenos hablamos como hablamos? Mitos e historia de nuestro lenguaje”, quien dice que “todo el mundo en Chile puede entender perfectamente a cualquier otro hispanohablante, incluso cuando hay alguna palabra que no se entiende a la primera, se deduce por contexto qué significa”.

“Sin embargo, sí creo que los chilenos pueden sentirse más identificados afectivamente, emocionalmente, con el lenguaje de estos productos si se los pone en dialecto chileno, y quizá en términos del humor”, agrega el académico.

La desventaja que ve Rojas es que “cuando la inmigración y la multiculturalidad se están transformando en un tema país, tratar de chilenizarlo todo no tiene mucho sentido e incluso tiene algo de agresivo y facho”.  En el caso de la teleserie Argentina, Rojas dice estar en contra del doblaje ya que nos impide familiarizarnos con otras culturas y que igual podemos entendernos, aún si hablamos diferente; mientras que en el caso de los subtítulos al chileno le parece que “puede tener el beneficio de visibilizar y darle cierto prestigio al dialecto chileno, tradicionalmente marginado del ámbito de lo público”.