Miércoles, 22 de noviembre de 2017

Las acepciones del verbo 'lucir'

06/04/2015
Ricardo Soca

La norma estándar se basa, entre otros parámetros, en el uso de los grandes escritores.

 

 

El verbo lucir, procedente del latín lucere significó originalmente 'brillar, refulgir, iluminar'. Virgilio escribió lucet via para expresar "el camino está iluminado", y Ovidio empleó lucet in ore rubor para decir "el rubor le brilló en el rostro". Este verbo, que está en nuestra lengua desde los orígenes del idioma, mantiene hasta hoy aquellos antiguos significados, pero a lo largo del tiempo ha ido incorporando otros nuevos. 

Hace poco tiempo, leí una de esas columnas de prensa en las que se dan consejos sobre el lenguaje, en la que se afirmaba que "Lucir no es sinónimo de solitario, de desorden ni de ningún término que indique ideas adversas. Por lo tanto, no es apropiado decir que la estación del metro luce vacía o que las calles lucen con basura".

Nada más erróneo; esa afirmación supone ignorar que la lengua está en cambio permanente y que, si así no fuera, hoy estaríamos hablando latín. En los días de hoy, lucir significa también 'presentar cierto aspecto', no importa si positivo o negativo.

Veamos algunos ejemplos de esta acepción contemporánea en el uso de escritores conocidos:

Isabel Allende, en Inés del alma mía:

Mi marido lucía muy malsus andrajos estaban encostrados de sangre seca y polvo sideral, tenía una expresión desesperada [...]. 

Jaime Bayly, en La mujer de mi hermano:

Tiene el pelo mojado, no se ha afeitado hace un par de días, lleva la camisa negra fuera del pantalón, luce desarreglado y, sin embargo, guapo. 

Fernando Arrabal, en La torre herida por el rayo.

El prisionero luce una equimosis en el ojo izquierdo. 

La Academia Española no ha recogido todavía esta acepción de lucir, pero hay numerosos ejemplos de su uso en el corpus de donde se supone que extrae sus definiciones, que está disponible en la excelente web de la corporación madrileña. Sin embargo, en el Diccionario del español de México, dirigido por el Dr. Luis Fernando Lara, una de las acepciones de lucir es 'tener cierto carácter o determinado aspecto'.