Sábado, 18 de noviembre de 2017

Akal publicará obra sobre García de la Concha censurada por Planeta

27/10/2014

http://www.diariodenavarra.es

La editorial Akal publicará el libro El cura y los mandarines, de Gregorio Morán, que había sido rechazado por Planeta, luego de que el autor se negara suprimir once páginas en las ataca a un mandarinato cultural al que tacha de mediocre, maniobrero y trepador, y en las que sale muy mal parado Víctor García de la Concha, ex director de la Real Academia Española y hoy, del Instituto Cervantes.

Morán, que se dijo "víctima de la censura", ha encontrado en Akal un editor arrojado, y no escatima críticas hacia José Manuel Lara, el patrón de Planeta con el que trató la espinosa situación. Deja traslucir que De la Concha, al frente de la RAE entre 1998 y 2010, sería la "mano negra" que propició el bloqueo de su incendiario ensayo.

Crítica, un sello de Planeta, solicitó a Morán que modificara el texto, pero el periodista y escritor asturiano se negó a cambiar una coma. Para entonces el libro ya estaba en los avances editoriales y se anunciaba en preventa en las más notables páginas web. Morán envió entonces una carta a Lara, a quien conoce desde hace 35 años, recordándole cómo en otros tiempos no hubo remilgos para publicar su inmisericorde biografía de Adolfo Suárez y sus durísimos ensayos sobre Ortega y Gasset o el nacionalismo vasco.

 Le recordó a Lara cómo fueron "capaces de publicar" un libro vitriólico "y mucho más que crítico con un presidente del Gobierno en ejercicio como Suárez", y le recriminó que ahora "no podamos con este libro porque hay once páginas dedicada la RAE". En su respuesta, Lara sostuvo que su decisión no partía del temor y trasladó a Morán que "el problema de tu libro son las once malditas páginas", según ha explicado el escritor en una extensa entrevista con 'El Confidencial' 

Intereses 

La editorial de Lara se habría plegado a las presiones y mandado el libro al limbo, siempre según Morán, para evitar un conflicto de intereses. Espasa, otro sello del grupo Planeta, es el editor de la RAE y de magnas obras académicas como el flamante Diccionario cuya 23 edición acaba de llegar al mercado con una tirada de 100.000 ejemplares.

Lo publica Espasa, y yo dedico esas once páginas a la RAE con cierto aire de sarcasmo; y a contar cómo se construyó un personaje que juega un papel importante", dice sobre el exdirector de la RAE. Habla también en esas "malditas páginas" de "uno de los rasgos notables en los últimos años de nuestra historia cultural, que los pasados se pueden cambiar, borrar unas cosas y añadir otras". 

 Las once páginas del capítulo de la discordia refieren lo ocurrido en la RAE cuando se convirtieron en miembros de la docta casa periodistas como Luis María Anson, Juan Luis Cebrián y escritores como Antonio Muñoz Molina, a quien pondría la proa Camilo José Cela, en cuya figura se detiene Morán.

 Admite Morán que a De la Concha "le puede haber molestado todo", hasta "su mera su aparición en el libro", y en especial su explicación de cómo ha trepado hasta los puesto más descollantes de la élite cultural española. "Ha evolucionado hasta conseguir el Toisón de Oro, que no es moco de pavo. Si además Lara te confirma que es un colaborador 'importante' y 'muy eficaz' del Grupo.", deja caer.

Pero el cura al que alude el título no es De la Concha, sino Jesús Aguirre, exjesuita e intelectual conocido sobre todo por su ascenso a la clase aristocrática al matrimoniar con la Duquesa de Alba. Aguirre es el epicentro de un poderoso círculo intelectual conformado con figuras como Juan Benet, Juan Luis Cerbrián, Javier Pradera, Jaime Gil de Biedma, Josep Maria Castellet o Camilo José Cela. 

 

Genio

El caso del Nobel del Literatura gallego es para Morán "soberbio, magnifico, y casi único". "Camilo José Cela, además de ser un trepa cultural y un mandarín indiscutible, sabía escribir", reconoce. Pero su talento literario no le exonera de acusaciones como "vender" novelas a dictadores como el venezolano Marcos Pérez Jiménez -"a quien con una novela que era una mierda, 'La Catira', le sacó el dinero para construirse su casa de Mallorca"-, buscar el patrocinio de Jesús Gil para ofrecerse a escribir por 100 millones de pesetas un libro titulado 'Marbella Paraíso' o recorrer los centro judíos de medio mundo buscado la proximidad con Israel cuando España no tenía relaciones diplomáticas con Tel Aviv, sabedor de que "sin sionismo no habría habido Nobel". "Un genio", resume el asturiano. 

 Morán, firma habitual en los sellos del Planeta desde hace tres décadas, tenía pactado "hace años" la publicación de un ensayo. Todo indica que, bronca mediante, el asturiano ha cobrado su anticipo y tiene las manos libres para publicar en otro sello con menos preocupación por las posibles demandas.

 Desde la editorial de Lara se repite el mantra de que "no ha habido censura" y que lo único que se ha hecho es "acatar el informe jurídico" para librarse de "quizá 200 demandas". Lo ha repetido la editora, Carmen Esteban, quien asegura que ella misma fue quien batalló por la publicación del libro de Morán. "La obra va a escandalizar por la dureza de sus juicios y va a provocar muchos debates y algunas indignaciones", decía el avance editorial de 'Crítica', difundido ampliamente antes de plegar velas. En una entrevista en 'Leer' anterior al huracán advertía Morán de que "este es el libro más duro y brutal de todos los que he escrito".