Viernes, 24 de noviembre de 2017

José del Valle apoya documento Por una soberanía idiomática

17/09/2013

Mi apoyo al documento POR UNA SOBERANÍA IDIOMÁTICACarta abierta a mi admirado Fernando AlfónQuerido Fernando:Disculpa la demora. Quería leer el documento con calma crítica y por fin hoy pude hacerlo. La respuesta es SÍ. Me interesa acompañaros con mi firma. Suscribo una iniciativa que se figura, de entrada, política y polémica en relación con los discursos totalizantes sobre el idioma y las organizaciones españolas constituidas para su difusión y comercialización. Suscribo una iniciativa que pretende anclar las políticas de la lengua (y de la cultura) en utopías otras que la pretendidamente inescapable del lucro. Suscribo un documento que denuncia las dobleces éticas de unas agencias como la RAE y el Instituto Cervantes que se dicen al servicio de una comunidad que se revela, ante la mirada crítica más tenue, de cartón-piedra. Suscribo un documento que reivindica el espacio latinoamericano y las matrices discursivas históricas a él ligadas como zona de construcción de nuevos proyectos glotopolíticos. Pero mi "SÍ" no es ni incondicional ni está libre de arrugas (ningún "sí" debe estarlo nunca). Ese sintagma "la crítica a España", por ejemplo, se me antoja torpe: hay una España que sufre la agonía de la desigualdad y la injusticia, que se manifiesta rabiosa mientras las cabeceras mediáticas la ignoran; hay una España plural y heteroglósica asfixiada por esos mismos metalenguajes autoritarios; hay una España que se pudre en las salas de espera de los hospitales; hay una España que se retuerce en las aulas de las escuelas públicas abandonas hasta la degradación. ¡¿La crítica a "España"?! “La crítica a España no debería abrir posiciones de retorno a esos énfasis nacionales”, dice el documento. Admirable declaración si no flojeara ante el peso de la contradicción que encierra. Y contradictorio encuentro también un campo de silencio que envuelve amenazadoramente al texto: la complicidad de sectores (cuantitativa y cualitativamente) importantes de las sociedades latinoamericanas en la mercantilización de la lengua y en la imposición de dinámicas coloniales a la producción y circulación de prácticas culturales. Ojalá, querido Fernando, que la proyección hacia afuera del antagonismo (necesaria hasta el estremecimiento, como lúcidamente muestra el documento) no acabe elidiendo las tensiones constitutivas del espacio desde el cual se enuncia esta nueva frontera en la lucha infinita contra la desigualdad.SÍ. Mi respuesta es SÍ.José del ValleNota de Ricardo SocaApoyo enfáticamente el documento Por una soberanía idiomática.Solo quisiera precisar que la Academia Argentina de Letras fue fundada en 1931 como «asociada» y no como «correspondiente«. Esa diferencia, que simbólicamente representó una cierta independencia, se perdió en algún momento entre 1999 y 2000. El actual presidente de la ANL, José Luis Moure, admite que «las razones por las que esto se interrumpe nunca las pude averiguar, a pesar de haber investigado en las actas».