Viernes, 17 de noviembre de 2017

Aprendizaje de lenguas depende del
hemisferio izquierdo del cerebro

23/07/2013
NULL

NULL

Europa PressFoto: EUROPA PRESS / ALBA INNOVACIÓNEl aprendizaje de una lengua depende de la buena conexión entre las regiones del hemisferio izquierdo del cerebro, según un estudio del grupo de cognición y plasticidad cerebral del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (Idibell) y la Universitat de Barcelona (UB) en colaboración con el King's College de Londres. La clave está en el fascículo arqueado del cerebro, un haz de fibras nerviosas que conecta las regiones auditivas del lóbulo temporal con la región motora situada en el lóbulo frontal, en el hemisferio izquierdo del cerebro; esta conexión condiciona la capacidad de aprendizaje de nuevas palabras. El estudio, realizado a 27 voluntarios sanos, ha detectado que los participantes que aprendían mejor las palabras tenían el fascículo arqueado más "mielinizado" —mielina en las fibras nerviosas— y registraban una mayor sincronización entre la actividad de las regiones conectadas por este fascículo. Para llegar a esta conclusión, los investigadores les hicieron escuchar nueve palabras trisilábicas artificiales sin ningún significado asociado y con estructuras similares a palabras castellanas, dejando 25 milisegundos entre ellas y repitiéndose de forma aleatoria 42 veces. Antes de realizar esta prueba, los científicos adquirieron imágenes estructurales del cerebro mediante una técnica llamada tensor de difusión, que permite reconstruir a posteriori y en vivo las fibras de sustancia blanca que conectan las diferentes regiones. También analizaron la actividad cerebral de los voluntarios a través de resonancia magnética funcional, lo que permitió detectar de forma muy precisa y en tiempo real la actividad cerebral. La investigadora Diana López-Barroso ha considerado que este hallazgo "aporta nuevos datos sobre la capacidad única de los seres humanos para aprender un lenguaje", dado que existen modelos de conexión diferentes entre estas regiones cerebrales en otras especies. El vocabulario medio de una persona consiste en unas 30.000 palabras, aunque existen diferencias individuales en la capacidad de aprender una nueva lengua; el estudio, que se publica en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS), aclara los mecanismos neuronales que hay detrás del aprendizaje de las nuevas palabras.