Domingo, 19 de noviembre de 2017

España, Francia y Portugal se unen
por «plurilingüismo»

17/06/2011

FundéuLa lengua no es solo un instrumento de comunicación, sino un importante valor económico y, por ello, los responsables de los Tres Espacios Lingüísticos, una red de cooperación que une el español, el francés y el portugués, destacan la necesidad de trabajar juntos en defensa del plurilingüismo.El responsable de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), Enrique V. Iglesias, y los secretarios generales de los Tres Espacios Lingüísticos (TEL), organización creada hace diez años, debaten hoy en Madrid los retos de estas tres lenguas ante la digitalización, el cambio de los modelos económicos, sociales y políticos y las nuevas relaciones internacionales en las economías emergentes.«Estamos en presencia de una nueva realidad, en la que la lengua juega un papel central», recalcó Iglesias en la inauguración de este encuentro, donde señaló que «para navegar en ese mundo emergente que va a ir creciendo y va a formar parte cada vez más de un nuevo poder mundial, la lengua es el instrumento de ese nuevo poder».Los Tres Espacios Lingüísticos están integrados por 103 países y novecinetos millones de hablantes dispersos en los cinco continentes y sus lenguas juegan un papel fundamental en el mundo actual, pero «mucho más en el que vendrá», destacó el secretario general iberoamericano.Estos tres espacios tienen, según señaló a EFE Iglesias, problemas comunes, como es tratar de hacer de sus lenguas instrumentos cada vez más utilizados en la economía, en la cultura, en el comercio y, especialmente, en internet.Por ello, hay que identificar los valores comunes y realizar un análisis serio sobre la forma en que «la digitalización del mundo abre nuevas oportunidades para la expansión de estas lenguas, su consolidación y defensa».Las tres lenguas buscan también una mayor interacción, explicó Iglesias, que ha puesto como ejemplo la iniciativa de Brasil de incorporar el español como lengua obligatoria en la enseñanza secundaria.Por ello, ha insistido en la necesidad de trabajar en la calidad y difusión de estas tres las lenguas y «vincularlas a las nuevas dimensiones económicas de las sociedades emergentes».José Luis Dicenta, secretario general de Unión Latina, advirtió que en la actualidad «ya no basta» con defenderse a base de escuelas, libros y educación: «Hay que penetrar en el mundo de la revolución tecnológica, en la que, si no estamos muy presentes, habrá un debilitamiento real» de estas tres lenguas.La dimensión económica de la lengua y la cultura fue destacada también por la directora del Instituto Cervantes, Carmen Cafarel, por el responsable de la Comunidad de los Países de Lengua Portuguesa, Domingo Simões Pereira, así como por la presidenta del Instituto Camões, Ana Laborinho.El responsable de la Organización Internacional de la Francofonía, Abdou Diouf, observó que el gran reto para estas tres lenguas, en su lucha por la diversidad lingüística y cultural, es su presencia en la sociedad digital.Diouf ha defendido una situación equilibrada, pues no se trata, ha dicho, de «destronar» a una lengua, aunque se ha referido a la paradójica situación que supone que, frente al aumento del número de francófonos, cada vez se habla menos este idioma en los organismos internacionales.Uno de los objetivos de esta reunión es, por tanto, intentar reforzar la presencia de estas tres lenguas en las instancias internacionales, así como recomendar políticas activas en favor del plurilingüismo en los sistemas educativos.Y como gran defensor de la diversidad cultural, Iglesias y Dicenta recordaron la figura del recientemente fallecido Jorge Semprún y sus palabras: «La cultura implica la exigencia de mantener la diversidad y de reforzar todos los idiomas a fin de fortalecer la unidad sobre la base de la razón democrática».