Lunes, 24 de septiembre de 2018

Nueva actualización del diccionario de la Academia

12/01/2018

Aporofobia, chakra, vallenato, posverdad, postureo y hummus son algunos de los términos que se acaban de añadir a la versión en línea de la vigesimotercera edición del Diccionario de la Lengua Española (DLE). Las citaron como ejemplo el director de la Real Academia Española (RAE), Darío Villanueva y la académica responsable del Diccionario, Paz Battaner, en una rueda de prensa celebrada recientemente para presentar las novedades. En concreto se trata de 3345 modificaciones con respecto a la edición de octubre de 2014 realizadas en el diccionario en línea, disponible gratuitamente para su consulta desde 2015 gracias al apoyo de Obra social “la Caixa”. Una versión en línea, como ha recordado el director, que recibió en 2016 más de seiscientos millones de consultas y que a final de este año se espera que sea aún mayor: «acercándonos, incluso, a los mil millones».

Además de las definiciones de las palabras incorporadas, también se han añadido acepciones para las ya existentes: a un hacker, por ejemplo, un simple “pirata informático” en la versión anterior, le ha salido un alterego bueno como “persona experta en el manejo de computadoras que se ocupa de la seguridad de los sistemas y de desarrollar técnicas de mejora”.

También se han suprimido artículos o acepciones ya existentes y se han enmendado total o parcialmente otros como es el caso de la entrada sexo. Tal y como se indicó, por parte de los responsables de la Academia el pasado mes de marzo, "sexo débil" incluye a partir de ahora una "marca de uso" en la que se indica que esa expresión se utiliza "con intención despectiva o discriminatoria", mientras que en el caso de "sexo fuerte" se indica que su uso es "en sentido irónico". Respecto a esta controversia, la RAE defiende que no puede "censurar" ninguna acepción  de una palabra si está en uso y que tanto sexo fuerte como sexo débil están documentadas en textos de varios autores, algunos de ellos actuales, por lo que seguirán en el Diccionario.

En la rueda de presenta de presentación de las modificaciones, el director de la RAE ha aprovechado para manifestar la preocupación por la incorporación de extranjerismos, con especial atención al recurso a las palabras en inglés sin que sea necesario. A continuación, Darío Villanueva ha ofrecido varios ejemplos del uso innecesario de anglicismos por tener un equivalente en español: black friday, take away, save the date, dress code, prime time, streaming, product manager, community manager, etcétera.

 Entre las variaciones más destacables y necesarias, la ampliación de latino, na con las enmiendas siguientes: “Dicho de una persona, de alguno de los pueblos que hablan lenguas derivadas del latín” y “perteneciente o relativo a los pueblos que hablan lenguas derivadas del latín. Ej.: los países latinos de América. El carácter latino”.  Y la adición de latino por 'latinoamericano', además de dicho de una persona: “Que es de origen latinoamericano o hispánico y vive en los Estados Unidos de América”.

 También resulta llamativo que no se recogieran significados tan habituales del adjetivo patético, ca. como “que conmueve profundamente o causa un gran dolor o tristeza” y también “penoso, lamentable o ridículo”.

 Destaca la rapidez con la que la Academia ha añadido el término posverdad, definiéndolo como “distorsión deliberada de una realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales. Los demagogos son maestros de la posverdad”.

 

 

Todos los cambios se pueden consultar en http://www.rae.es/sites/default/files/Novedades_DLE_2017.pdf