Viernes, 17 de noviembre de 2017

El nuevo diccionario de la Academia
contendrá 93.000 voces

26/11/2013
NULL

NULL

ABCEl pasado 26 de septiembre se inauguraba en la Biblioteca Nacional la exhaustiva exposición «La lengua y la palabra», dedicada a la Real Academia Española con motivo de su tricentenario. Ayer se presentó en la sede de la Fundación BBVA el catálogo de esta muestra que ha sido comisariada por los académicos Carmen Iglesias y José Manuel Sánchez Ron. La propia Fundación BBVA y Acción Española patrocinan este volumen en el que además de los académicos ya citados participan con sus artículos, entre otros, Darío Villanueva, secretario de la RAE, Francisco Rodríguez Adrados, José Antonio Pascual, Manuel Seco, Ignacio Bosque, Mario Vargas Llosa y Víctor García de la Concha, director del Instituto Cervantes.Con motivo de esta publicación, ayer por la tarde, en la sede de la Fundación BBVA se dictaron cuatro conferencias seguidas de un debate con el público. Los cuatro académicos que participaron fueron Carmen Iglesias, con su conferencia «España y América, la lengua que nos une»; José Manuel Sánchez Ron, que disertó sobre «Academia y poder: una historia compleja»; Darío Villanueva, cuyas palabras versaron sobre «Las tecnologías de la palabra»; e Ignacio Bosque, que tituló su conferencia «Las gramáticas de la Academia». Por la mañana, Iglesias, Sánchez Ron y Villanueva disertaron ante la prensa sobre sobre sus conferencias, y durante el acto también fueron varias las intervenciones sobre el nuevo Diccionario de la RAE.Problemas de espacioEn este sentido, Darío Villanueva aportó algunos detalles sobre la obra: «Tendrá unas noventa y tres mil voces, cinco mil más que el actual, y veinticuatro millones de matrices tipográficas. Pero el Diccionario no puede contener todo el español, aunque eso no signifique que lo que no está en él está en las tinieblas. Con la edición digital ya no habrá problemas de espacio. El número veintitrés es aún gutenberiano, pero tiene una versión digital; el siguiente, el veinticuatro, será digital, pero con versiones gutenberianas». El Diccionario está prácticamente «cerrado» y llegará a la editorial en marzo, según informa Efe.Ante las críticas que siempre surgen sobre las nuevas palabras que se incorporan y las que desaparecen del DRAE, Darío Villanueva recordó que «siempre estamos depurando lo que es ofensivo conforme a lo que es la sensibilidad actual, pero nunca podremos borrar palabras porque sean injustas, ofensivas o malsonantes. Nosotros no creamos las palabras ni promocionamos su uso. Imagínense un diccionario que solo tuviera voces bonitas, sería pacato y gazmoño no incluir sexo ni escatología, sería absurdo pensar que el idioma solo sirve para renombrar, festejar o celebrar. El idioma sirve también para mostrarse como un canalla, para insultar, para agredir».Al ser ayer el Día contra la Violencia de Género, también se habló los términos machistas del Diccionario, y se subrayó que el nuevo suprimirá la acepción de «femenino» equivalente a «débil, endeble», pero Darío Villanueva también destacó que no se pueden eliminar de buenas a primeras todas las acepciones que tengan carácter machista ni los términos ofensivos.En el mismo sentido, José Manuel Sánchez Ron aseguró que «puede haber presencia de sexismo en el Diccionario, pero eso no es cosa de la RAE, es cosa de nuestra propia sociedad. No podemos matar la historia, el presente no lo es todo. El Diccionario no puede ir tan rápido como la sociedad».