Sábado, 18 de noviembre de 2017

El fin de la pirámide invertida en
el periodismo

17/01/2013

Carlos CastilhoLa técnica de la pirámide invertida, usada por diez de cada diez periodistas, está con sus días contados como recurso principal para organizar las informaciones de una noticia o reportaje. La expansión de la internet ha causado un cambio en los hábitos de consumo de información y en la forma como la gente organiza las preocupaciones suscitadas por la lectura de noticias y reportajes.La metáfora de la pirámide invertida, en uso desde la segunda mitad del siglo XIX, se tornó esencial para organizar el desarrollo de textos periodísticos en una época en la que el espacio y el tiempo disponibles eran escasos, razón por la cual lo más importante venía primero y lo menos importante, después.El origen remoto de esa técnica proviene de la Guerra Civil estadounidense (1861-1865), cuando la precariedad de las líneas telegráficas causaba frecuentes interrupciones en la transmisión de textos. Pero fue solo a fines de ese siglo que este recurso se convirtió en una técnica redaccional, porque los periódicos tenían mucho material y poco espacio en papel.Con la llegada de la internet se está desvaneciendo la hegemonía de la pirámide como técnica de redacción, porque las preocupaciones ahora son otras. Ya no se trata de ir de lo más a lo menos importante, sino ofrecer el contexto más amplio para un hecho, un dato o un evento que se hizo noticia. Es el proceso de contextualización, sin el cual es imposible determinar la relevancia, la credibilidad, la exactitud y la pertinencia de un dato, hecho o evento.Estos elementos se han vuelto esenciales, ahora que nos vemos obligados a convivir con una avalancha informativa que está alterando todos nuestros comportamientos en materia de consumo de informaciones. Ya no se trata de priorizar un ordenamiento secuencial cuantitativo, sino de enfatizar la ampliación cualitativa del conocimiento.Según algunos teóricos marxistas, la singularidad está relacionada con la particularidad y la universalidad, y una depende de la otra. En términos simples, lo singular sería el individuo, la comunidad en que está inserto y lo universal, su nacionalidad, sexo o religión. Una noticia sobre un crimen es singular, pero su particularidad puede ser el hecho de estar situada en el contexto de una guerra entre traficantes y policías, mientras que su universalidad reside en la crisis de la seguridad pública nacional.La pirámide, que seguirá siendo usada por la prensa convencional, está muy vinculada a la preocupación por lo inédito de una noticia. Pero en la internet la noticia está por todas partes, lo que hace irrelevante la preocupación por la “primicia”. Es mucho más importante sabercuáles son las causas, las consecuencias y los actores involucrados en un hecho noticioso. En esta era de superabundancia de informaciones, una noticia solo tiene valor de uso cuando está asociada a su contexto o cuando pone al lector en condiciones de poder situarla en su peripecia particular.El énfasis en la contextualización confiere a la producción periodística características de proceso de generación de conocimiento estructurado a partir de la adición de valor informativo a un dato o a un hecho inicial que altera el contexto de un individuo o grupo de individuos. Esto cambia en mucho el eje de las preocupaciones en los procesos industriales de producción periodística. En lugar de usar la pirámide para administrar la escasez de espacios, la preocupación central del periodista es ahora como administrar los conocimientos en el momento de redactar una noticia.