Lunes, 20 de noviembre de 2017

El español es la mayor multinacional del
mundo hispánico

09/09/2012
NULL

NULL

José Pérez GuerraEn el Congreso Iberoamericano de las Lenguas en la Educación y la Cultura, celebrado estos días en Salamanca, se ha destacado el valor del idioma español desde sus vertientes sociales y económicas. En el acto d inauguración, el Príncipe de Asturias recordó este valor para ‘reforzar nuestra presencia en la escena internacional”. Importancia que se ha puesto de relieve en unos estudios, y en un libro, realizado por la Fundación Telefónica. Y en el acto de clausura, el director del Instituto Cervantes, Víctor García de la Concha, ex director de la Real Academia de la Lengua, afirmó que ‘en este Babel, en esta confusión de valores e identidades, afirmemos con Neruda nuestra identidad’, Y citó a Mario Vargas Llosa que, refiriéndose a Garcilaso de la Vega, dijo: ‘Construyó una lengua no sólo de blancos, ortodoxos y cristianos, también de indios, negros, mestizos, paganos, ilegítimos, heterodoxos y bastardos”.El idioma español es, desde la vertiente económica, una multinacional que emplea a numerosos profesores en casi todo el mundo, ofreciendo grandes dividendos. Y desde el lado humano, social, uno de los vehículos de comunicación más eficientes. Lengua con la que se entienden más de 500 millones de personas. Lengua, como el inglés, integradora especialmente en un mundo sin fronteras, cuando la palabra y la escritura alcanzan toda la dimensión planetaria, incluso la cósmica.El homínido, al percatarse de su habilidad y razón, empieza a comunicarse. Primero entre los pequeños grupos que ocupan un territorio, después homologando vocablos para que el eco resultante se escuche más lejos. De esa manera el género humano ‘hace’ humanidad, se agrupa, suma inteligencia, intercambia y progresa, dejando en el camino huellas, maneras e instrumentos sin utilidad. Por eso es positivo que los habitantes de cualquier parte se entiendan, que los estados apuesten por el entendimiento en vez de primar la diferencia, como se hace desde muchas administraciones públicas que, en lugar de valorar hablas y hasta jergas como valores patrimoniales, intentan, potenciándolas, convirtiéndolas en factores políticos. Es como si se primara el empleo del arado romano, para anteponerlo a la maquinaria agrícola… un sin sentido elevado a categoría patriótica o patriotera. Creo que fue Vargas Llosa quien afirmó que el nacionalismo es una incultura, tal vez porque nos conduce a Babelia.