Jueves, 23 de noviembre de 2017

Discriminación lingüística en la India

10/11/2014
Sahit Aula (*), Forbes

Imagínese lo que sería vivir en un país donde usted, miembro de la mayoría, no puede leer la etiqueta del medicamento que el doctor le recetó a su hijo, el menú de un restaurante, o las advertencias viales en la carretera; un lugar donde usted no puede entender el texto impreso en su permiso de conducir, las declaraciones de impuestos y ni siquiera los documentos de su casamiento.

Este es el mundo en que viven cientos de miles de hindúes, simplemente porque la elite de ese país prefiere el inglés. Esta discriminación es tan sistémica que la elite y la clase media mandan sus hijos a escuelas privadas en inglés, mientras que la amplia mayoría de la población estudia en las escuelas del Estado donde aprenden su lengua materna.

No hace falta mencionar que las universidades y hasta los empleos del gobierno exigen dominio del inglés, por determinación de la clase dominante. Esto significa que en la India se ha establecido un nuevo sistema de castas, en el cual el estatus social de una persona se corresponde con su grado de dominio del inglés.

Es incomprensible que la mayoría de la población de la India permanezca oprimida por la falta de dominio de la lengua de la otrora potencia colonial. Al carecer de acceso a las instrucciones médicas, a las etiquetas de los medicamentos y a información nutricional, así como a formularios oficiales, carteles callejeros y hasta entradas de cine en su lengua materna, los derechos humanos de los hindúes menos ricos están siendo violados de la manera más discriminatoria.

(*) El autor es graduado en la Universidad de Cambridge, en el Sandra O'Connor College of Law y en la Universidad Emory.