Sábado, 18 de noviembre de 2017

Confesiones de un ex empleado de Google

02/12/2014

Ex empleado de Google Chris Messina (Foto de Twitter)

"Realmente, hemos metido la pata", declaró un decepcionado ex miembro del personal técnico de Google, Chris Messina, el inventor del hashtag y uno de los creadores de Google+, quien comentó en su blog el “fracaso” de la red social del gigante tecnológico.

Crudamente honesto, detalló, en una entrevista con CNN en inglés, sus puntos de vista sobre la forma en que Google+, que había sido pensado para ser el hogar de las identidades de los usuarios de la plataforma, se convirtió en una burda imitación de Facebook.

Messina, que abandonó Google hace poco más de un año para asociarse a una empresa start-up, declaró: “Ultimamente siento que Google+ está extraviado en el mar, navegando a la deriva, desde hace mucho tiempo ¿Cómo pude no darme cuenta antes?".  

Messina explicó que Google+ había sido diseñado para convertirse en una base confiable para usuarios que comparten información  solo con quienes quieren compartirla y no con otros. “Lo más lamentable para mí es que la promesa de Google Me (nombre original, internamente, de Google+) puede ser hallada en el anuncio de su lanzamiento: “Queremos mejorar a Google, incluyéndote a ti, a tus amigos y a tus intereses”. “Google lo decía así”, prosigue Messina: “Vamos a ser tu socio confiable en el ciberespacio, ayudándote a entregar información a la gente que elijas, en el momento adecuado”. Era una valiosa propuesta búsqueda orientada, más que una red social.

Pero de repente se volvió una especie de Facebook light. ¿Para qué hacía falta otro Facebook, excepto para hacer más rendidores sus anuncios?

Messina comentó que Google+ lanzó un servicio de votación con anuncios cinco años después de Facebook y criticó duramente a la empresa por su falta de innovación, observando que Google+ y Hangouts tuvieron menos de la mitad de las actualizaciones de YouTube y Chrome (seis actualizaciones contra quince y dieciséis, respectivamente) y mucho menos que Instagram (29) y Twitter (33).

Al final, todo fue “demasiado poco y demasiado tarde” para Medina, quien dice tener vergüenza por haberle dedicado años a una herramienta que él cree destinada a ser irrelevante.

A pesar de sus críticas, Messina quiere que Google tenga éxito, y que proporcione competitividad contra Facebook, puesto que tiene todo para lograrlo, al contar con vastos recursos y fuertes liderazgos.