Jueves, 23 de noviembre de 2017

Academia canalizará críticas
al diccionario

01/08/2011

Ana Mendoza, EFELa Real Academia Española creó una unidad para canalizar las críticas y propuestas relacionadas con el diccionario, que serán estudiadas de inmediato e incorporadas a la edición digital, si se consideran adecuadas. Pero que nadie exija corrección política, porque no la habrá «en absoluto». «El diccionario no puede ser políticamente correcto porque la lengua sirve para amar pero también para insultar. No podemos suprimir palabras que usamos cuando nos enfadamos o somos injustos, arbitrarios o canallas», afirmó el secretario de la Real Academia Española (RAE), Darío Villanueva.La unidad es interactiva y tendrá un lugar específico en el nuevo portal que abrirá en los próximos meses la academia. Mientras tanto, se atenderán las propuestas que lleguen para mejorar el Diccionario. Su dirección de correo electrónico es unidrae@rae.es.«Cualquier hablante es una autoridad para nosotros, ya que puede apreciar que en el DRAE faltan o sobran otras», señaló el secretario, y puso como ejemplo las críticas enviadas por «una colombiana que vive en Australia» sobre «champú», definida como «loción, cuando realmente es un jabón». «Esa señora tenía razón, y aprovechamos para revisar palabras conexas, como jabón, loción o gel». La definición de champú se modificará en la 23ª edición del Diccionario, que se publicará en otoño de 2014, como broche final de la celebración del tricentenario de la RAE. El académico Pedro Álvarez de Miranda fue nombrado director de la edición, que, como la de 2001, se prepara en colaboración con las veintiuna Academias de la Lengua Española restantes. Todas le dieron el visto bueno a las novedades incorporadas estos años a la edición digital del diccionario, que recibe un millón de visitas diarias. Entre las últimas figuran «libro electrónico» y voces como «abducir», «antiespañol», «cultureta», «muslamen» o «jet lag». La 23ª edición tendrá nuevos términos procedentes de la informática.