Sábado, 18 de noviembre de 2017

Mayor editorial lusitana se adhiere a la
nueva ortografía

08/06/2010
NULL

NULL

ABCEl grupo editorial Impresa, el mayor de Portugal, comienza a aplicar a partir de mañana el Acuerdo Ortográfico de la Lengua Portuguesa, que unifica las diferencias existentes entre su variante europea y brasileña.En un comunicado divulgado este lunes, el conglomerado dirigido por el ex primer ministro portugués Francisco Pinto Balsemao, espera que el proceso de adaptación esté concluido el próximo 28 de junio.El acuerdo, que entró en vigor en Portugal el pasado enero después de un largo proceso de negociación, ya fue adaptado por la agencia de noticias Lusa, la principal en expresión luso parlante, y por el diario deportivo "Record", una de las cabeceras más leídas del país.Pinto Balsemao argumentó que el grupo no podía ser ajeno a este movimiento porque sus publicaciones están "enfocadas al futuro y tienen en los jóvenes una parte muy significativa de sus lectores y consumidores".Impresa posee los semanarios "Expresso" y "Visao", la revista del corazón "Caras", la cultural "Jornal das Letras", la económica "Exame", así como el canal televisivo SIC, uno de los principales de Portugal."La lengua es un instrumento y un organismo vivo al servicio de la comunicación, que debe de ser cada vez mayor y más relevante entre los diversos países y comunidades que utilizan el portugués", consideró el dueño del grupo.Como su nombre indica, el Acuerdo Ortográfico supone cambios de ortografía, con el objetivo de unificar el idioma, que ahora se escribe de maneras diferentes en los ocho países de habla lusa y suman más de 230 millones de hablantes en todo el mundo.La norma fue establecida inicialmente en 1990 por la Academia de las Ciencias de Lisboa, la Academia Brasileña de las Letras y delegaciones de Angola, Cabo Verde, Guinea-Bissau, Mozambique y San Tome y Príncipe.Brasil, donde entró en vigor el 1 de enero de 2009, la ratificó en 2006 junto con Cabo Verde y Sao Tomé, mientras Portugal, en medio de una gran polémica, la aprobó el año pasado.