Viernes, 24 de noviembre de 2017

Los periodistas y el lenguaje

30/08/2010
NULL

NULL

Alfredo U. Correa, Diario de CuyoA mediados de este año, en San Millán de la Cogolla, en La Rioja, España, donde están los monasterios en los que se hallaron los primeros escritos del idioma español se realizó el seminario internacional denominado «Periodistas, maestros de la lengua». La organización de este encuentro estuvo a cargo de la Fundación del Español Urgente, y su objetivo principal fue el determinar qué cosa está haciendo verdaderamente la prensa con el lenguaje.Las sesiones fueron inauguradas por la princesa de Asturias, Letizia Ortiz, quien conocedora de la profesión se animó a expresar que «el periodista que cuida las palabras será también cuidadoso con la información».Otras definiciones interesantes, fueron las que ofreció el presidente de la agencia EFE, Alex Grijelmo, quien señaló que el deficiente empleo del lenguaje en el periodismo delata «la ausencia de lecturas, el escaso sentido autocrítico, el desinterés por aprender más, el poco respeto a la calidad y la precisión, el descuido y la carencia de buen gusto».Pero fue el periodista colombiano, Daniel Samper, quien durante el seminario se animó a preguntar si los periodistas siguen siendo «maestros de la lengua». El cuestionamiento lo hizo en función de que para muchos «la lengua está malherida en los medios de comunicación, sobre todo en Internet y la televisión». De estos medios, el segundo fue el que recibió las mayores críticas. Se dijo que la vulgarización de la televisión contagió a las revistas y los otros medios, provocando deformaciones del lenguaje.Entre las conclusiones a las que se llegaron al término del encuentro se dijo que «los periodistas cada vez influyen menos en el lenguaje, pero los medios de comunicación cada vez tienen más penetración y son más decisivos en el habla».Jorge Fernández Díaz, periodista del diario La Nación, quien participó del seminario, llegó a la conclusión respecto a la degradación del español, que el fondo y las formas tienen mucho que ver en los errores que los periodistas deberían corregir con humildad. Y para dar una idea sobre cuál es el origen del problema citó al poeta y ensayista Wystan Auden, diciendo «si el lenguaje está corrompido, lo que está corrompido es el pensamiento».La Fundación del Español Urgente, es una entidad que trabaja por mejorar el uso del lenguaje en los medios de comunicación, especialmente el castellano, y por ello está preocupada por el bajo nivel que se está poniendo de manifiesto en los últimos años. Una tendencia que, tanto los comunicadores sociales como los docentes en general, deberán intentar revertir en busca de asegurar que la lengua siga siendo nuestra principal herramienta comunicativa, precisamente en plena era de las comunicaciones.