Sábado, 18 de noviembre de 2017

Lenguas románicas en peligro de ser
arrastradas por el inglés

06/09/2010
NULL

NULL

ABCEl dialectólogo mallorquín Joan Veny abogó este lunes, en el Congreso Internacional de Lingüística y Filología Románicas que se celebra en Valencia, por «no abrir indiscriminadamente las puertas» de las lenguas románicas a las palabras extranjeras ante el peligro de «ser arrastradas por el inglés».El certamen fue inaugurado por el doctor honoris causa por la Universitat de València, quien ofreció una ponencia sobre la inclusión de neologismos y palabras extranjeras en las lenguas románicas.La vigésima sexta edición del Congreso Internacional de Lingüística y Filología Románicas Valencia 2010 abordará la influencia del lenguaje periodístico y de las nuevas tecnologías sobre el idioma.Veny puso como ejemplo algunas palabras de origen foráneo que, de forma directa o a través del inglés o el francés, han penetrado en el resto de idiomas, según informaron en un comunicado fuentes de la Universitat de València.Así, falafel, talibán y burka proceden del árabe; sake, sudoku y judo, del japonés; lichi y wok, del chino; yoga del sánscrito; checa y nomenclatura del ruso; y recientemente, vuvuzela, que es zulú.Ante esta situación, Veny sugirió que antes de aceptar una palabra externa, los lingüistas busquen una alternativa propia dentro del idioma, aunque admitió que esta práctica «es muy difícil».La influencia de los medios de comunicación y la pujanza del inglés dificulta esta operación, que obliga a las lenguas románicas a articular fórmulas para incorporar los neologismos de una forma controlada, «con informes meticulosos de especialistas».La aportación de Veny ha sido la primera de una extensa nómina de expertos que, hasta el 11 de septiembre, convertirán Valencia en la capital mundial de los estudios de romanística.Entre los participantes habrá grandes especialistas como Jean Pierre Chambon o Wulf Oesterreicher, quien pronunciará la ponencia de clausura.En el acto de inauguración, también participó la presidenta de la Société de Linguistique Romane (SLR), Maria Iliescu, quien ha destacado la importancia de estos estudios, ya que «sin conocer a fondo las diferentes lenguas, incluso los estudios tecnológicos entrarían en decadencia».