Domingo, 19 de noviembre de 2017

La Fonética de la RAE no incluye la
diversidad de España

16/12/2011
NULL

NULL

PúblicoOcho años de trabajo le ha costado a la Real Academia Española (RAE) el último volumen de la Gramática española, dedicado a la Fonética y Fonología y que desde ayer está en todas las librerías, editado por Espasa. Por primera vez se incluye, además, un DVD que explica mediante sonidos la situación actual de la lengua oral del español. Una aventura audiovisual realizada mediante una selección de estudiantes universitarios entre los 20 y los 40 años de las capitales de todos los estados en los que se habla español. «Queríamos segmentar los sonidos más característicos de las lenguas para verificar la norma culta del español actual», explicó ayer el director de la academia, José Manuel Blecua.En el volumen, a pesar de ser muy completo (10 capítulos, 500 páginas), se echa en falta la diversidad fonética del español en España. «Lo pensamos, pero, por ejemplo, las fronteras del español en México tienen las mismas distancias que hay entre Madrid y Moscú. Y en Ecuador hay tres zonas lingüísticas. Para realizar esto tendríamos que habernos ido al Amazonas y encontrar un hablante. Hay tantas variedades en cada país que hubiera sido imposible reflejarlas todas», apuntó Blecua. Algo inabarcable. «Esto es, por otra parte, una aventura inicial. Ahora sé como se puede hacer un volumen de Fonética y Fonología, pero en 2003, no», añadió el académico.Seseo y yeísmoEste volumen sirve para comprobar las alteraciones que han sufrido los procesos fonéticos, aunque estos «siempre son más estables que los del texto». Uno de los cambios más notables es, por ejemplo, la tendencia al yeísmo, es decir, pronunciar con el sonido y en vez de con ll palabras como silla o calle. «Es un proceso que comenzó en el siglo XIII y que todavía no ha terminado. Se produjo en los núcleos grandes de población, como Madrid, y se ha ido extendiendo», aseguró la filóloga del CSIC, Pilar García Moutón.Con respecto a fenómenos como el seseo, los académicos reseñaron que no es ningún rasgo de habla inculta. También quisieron acabar con el tópico de que donde mejor se habla español es en Valladolid. «Donde hay un buen hablante, hay un buen habla», ratificó Blecua.