Lunes, 20 de noviembre de 2017

Juan Gelman alza la poesía contra la muerte

23/04/2008

La RiojaVida, amor y muerte. Los tres elementos esenciales de la gran literatura se hicieron presentes este miércoles en el discurso con el que el poeta Juan Gelman, (Buenos Aires, 1930) agradecía la concesión del premio Cervantes. El trigésimo segundo ganador del premio mayor de la letras españolas, el cuarto argentino que lo obtiene, pronunció una de las alocuciones más breves, intensas y conmovedoras de las que se recuerdan en el paraninfo de la centenaria universidad de Alcalá. Un discurso muy político y trufado de cargas de profundidad que Gelman leyó con una pasmosa serenidad y en el que alzó «en pie la poesía contra la muerte». Repasó Gelman los horrores de las guerras y las dictaduras que cercenaron la vida de los suyos y reivindicó la memoria histórica como «único camino para construir una convivencias cívica sólida». Lo hizo ante los Reyes y el presidente del Gobierno, un José Luis Rodríguez Zapatero que asentía agradecido y risueño a sus palabras.Fue una alocución honda y emotiva en la que Gelman defendió que los poetas «escriben para vivir». Un Juan Gelman sereno y circunspecto que con 77 años recibía poco después del mediodía de manos de don Juan Carlos el diploma y la medalla que lo acreditan como miembro del selecto club de 'los cervantes'. Con estas credenciales ya en su poder, ascendió parsimonioso el poeta al estrado del paraninfo, extrajo del bolsillo interior del preceptivo chaqué cinco páginas mecanografiadas, se calzó las gafas de miope y leyó sin asomo de grandilocuencia un discurso cargado de poesía, de elogios al magisterio de Cervantes y estremecedoras y duras constataciones sobre lo más duro y execrable de la condición humana: el perenne ejercicio de la violencia.Tras recordar que con él se premiaba a la poesía, se preguntó Gelman que hubiera dicho Hölderin «en un mundo en el que cada tres segundos y medio un niño menor de cinco años muere de enfermedades curables, de hambre y de pobreza». «¿Cuántos habrán fallecido desde que comencé a decir estas palabras?» se peguntó sereno el poeta argentino para afirmar que «ahí está la poesía, de pie contra la muerte».Tras recibir el premio, y con una copa de Rioja en la mano, aseguró que de tanta celebración, lo que más agradecía es el cónclave familiar. Le acompañaban Mara Lamadrid, su segunda esposa; su hija Nora; Macarena y Jorge Pedregosa, ella hija de su hijo Marcelo y de su nuera Claudia, raptados, y asesinados en 1976 por los esbirros de Videla, él hijo de Nora. También sus nietos más jóvenes, Andrea e Iván.