Viernes, 24 de noviembre de 2017

Joan Veny, filólogo: ´Deseo que el catalán sea una lengua normal´

19/06/2008
NULL

NULL

Por T. Obrador, Diario de Mallorca Joan Veny i Clar (Campos, 1932) es catedrático emérito de la Universitat de Barcelona desde el año 2002. Experto dialectólogo, acumula obras y reconocimientos. Trabaja intensamente y mantiene gran interés por las cuestiones idiomáticas. Admite estar preocupado por la inmigración masiva y el retroceso del uso social del catalán, aunque se muestra confiado en que haya nuevos "milagros" que favorezcan a la lengua.-¿Qué significa para usted la lengua catalana, es un sentimiento, una devoción?-Sí, en principio es un sentimiento profundo, que difícilmente se puede expresar. Parecerá extraño, pero filólogo quiere decir que ama las palabras, que las maneja, acaricia, y en el momento de definir un concepto puede resultar que le falten estas palabras, es como un contrasentido. Pero sí, es un sentimiento hacia una lengua milenaria, que no es simplemente una lengua de pastores, sino que es una lengua de cultura, que detrás tiene una literatura brillante.-Numerosas publicaciones y alrededor de 350 contribuciones diversas sobre dialectología, geolingüística, etimología, historia de la lengua, onomástica, cultura popular, etc. ¿Es consciente del exhaustivo y riguroso legado que está dejando?-El secreto de un investigador es el trabajo, dedicar muchas horas, y naturalmente tener una formación en las materias básicas. Yo he compartido la investigación con la enseñanza y he disfrutado. En mi caso, no he podido hacer la labor de investigación con la intensidad que hubiera querido porque tenía una dedicación docente, que también necesita preparación. Ahora puedo decir que después de la jubilación me siento más libre y tengo muchas más horas, y continúo trabajando con intensidad. Un investigador estricto, que se limita al trabajo de búsqueda de su campo, cerrado en su laboratorio o despacho, hace una labor importante, sin duda, pero la posibilidad de transmitir algunos de sus hallazgos a los alumnos me parece muy positivo, porque los alumnos no son idiotas, tu les explicas una cosa y esto cala en su espíritu y es objeto de reflexión y origina preguntas.-Mantiene pues una actitud de respeto hacia los estudiantes.-Siempre he aprendido mucho de los alumnos. Nunca me ha gustado escuchar a esos profesores que les menosprecian, que si son unos animales y no saben nada, etc. Es una simplificación sin sentido.-¿En qué situación se encuentra actualmente la lengua catalana; avanza o retrocede su uso social?-Realmente es una pregunta que nos hacemos a menudo. Últimamente, en estos cuatro o cinco últimos años, me siento bastante pesimista y diré por qué. Durante la posguerra vino aquí una inmigración muy importante, de murcianos, andaluces, etc., y curiosamente no tenían ocasión de aprender el catalán en la escuela, ni de escucharlo en la radio, la televisión... Pero a través de la segunda y tercera generación asistimos a una catalanización; una asimilación de esta gente a la lengua y a la cultura del país. Realmente una cosa milagrosa, porque no tenían ocasión de practicar esta lengua ya que el catalán estaba prohibido, pero hoy Cataluña, las Illes Balears y el País Valencià están llenos de gente que se llama Pérez, Fernández, Ordóñez y Rodríguez, etc., que se sienten más catalanes que los propios nativos. Por lo tanto, se habían dado unos pasos importantes y parecía que esto era una victoria, y no. Ahora resulta que a raíz de la mundialización ya asistimos a una inmigración masiva que tiene lugar no sólo en las ciudades como pasaba anteriormente sino en los pueblos más pequeños. Entonces, esta gente si tiene que aprender una lengua aprenderá la más grande, la más prestigiosa, que es el castellano, de esto no hay dudas. Y además, muchos de estos inmigrantes son de procedencia latinoamericana y por lo tanto llevan una lengua desde su país, y eso de que en España se habla español pues ya está, parece que tienen la vida resuelta desde el punto de vista lingüístico. Y las cosas no son así, el Estado español es un país plurilingüe, donde hay además del castellano otras lenguas que son cooficiales: el vasco, el gallego, el catalán y claro, se trata de que la gente aprenda esta lengua, que se integren, sin desintegrarse, no quiero decir esto de que familiarmente tengan que renunciar a su propia lengua, no, naturalmente, esto sería suicida, pedir demasiado.-Pero hay que defender la lengua propia.-Es un derecho colectivo, defender, hacer lo posible desde un punto de vista individual e institucional para que esta lengua propia, repito, lengua propia sólo hay una que es el catalán, pues continúe su vida y no aparezca como una lengua a extinguir. Tenemos que tener un poco de confianza, aunque sea una inmigración masiva pensemos en esta capacidad de orgullo de la lengua, de los catalanoparlantes. Y es que el uso social actual realmente da escalofríos, impresiona enormemente. Hay mucho por hacer, se está trabajando, hay parejas lingüísticas que contribuyen a esta difusión de la lengua propia, pero tendremos que dejar pasar una generación al menos para que los hijos de esta gente que ha llegado se pase al catalán, pero es difícil. Veo muchas dificultades.-¿Un deseo de cara al futuro respecto a la lengua catalana?-Que sea una lengua normal, con todo lo que esto quiere significar.-Esto quiere decir que ahora no lo es.-No, aún no lo es. Y las perspectivas como ya había dicho no son del todo halagüeñas. Es decir, que puedas vivir con normalidad en catalán. El Gobierno central siempre se muestra receloso, y fuera del área idiomática catalana no debería haber esta actitud tan negativa respecto al catalán. Y si las relaciones entre Cataluña y Balears son fluidas, correctas, cordiales, sinceras, me gustaría que con Valencia ocurriese lo mismo.-¿Tendría que haber una mayor autoestima y conciencia colectiva?-Seguramente se ha perdido un poco de autoestima. Y ser monolingüe es lo más triste que le puede pasar a una persona. Lo natural es aprender, saber otras lenguas. Conocer otras lenguas quiere decir conocer la cultura, la civilización del país, y eso enseña a ser más liberales, más comprensivos.-¿Qué les diría a aquellas personas que no aceptan la unidad de la lengua?-Tendrían que hacer un cursillo de lingüística, impartido con un profesor que sepa de qué va, que no tenga ideas preconcebidas y que explique que todas las lenguas tienen una cara hablada y una cara escrita. La falta de distinción es lo que hace confundir.-En el 800 aniversario del nacimiento de Jaume I, ¿qué opinión le merece?-Fue un gran monarca, admirable por aquel Llibre del fets, que es una maravilla. Un hombre que tenía un extraordinario sentido de la política. La lástima fue, quizás, para algunos, que después de repartir los territorios a sus hijos hubo estas autonomías y probablemente ha sido el origen de estas disensiones... Pero en fin, vale la pena dedicarle un sentido recuerdo a este gran monarca.