Lunes, 24 de junio de 2019

Jóvenes turcos aprenden español en Salamanca

01/03/2009
NULL

NULL

J. Romero, Tribuna de SalamancaEl embajador turco en España, Ender Arat, destacó en Salamanca las posibilidades comerciales que ofrece la enseñanza del español para potenciar el flujo de las exportaciones.“Turquía conoce bien Salamanca, tenemos ya muchos jóvenes que están estudiando aquí”, subrayó el diplomático turco durante su participación en la segunda sesión del Foro de Embajadores de la Cámara de Comercio e Industria. La intención de las nuevas generaciones turcas por aprender castellano se plasmó hace nueve años con la apertura del Instituto Cervantes en Estambul y la previsión de abrir una segunda oficina en Ankara. “Hay mucho interés por conocer el idioma”, insistió el embajador, que apostó por potenciar los intercambios de profesores y estudiantes entre Salamanca y Turquía.Arat recordó que esta apuesta académica de los turcos por venir a la capital salmantina para mejorar sus conocimientos de la lengua española ya estuvo en la agenda de la reunión que mantuvo en julio de 2007 con el rector José Ramón Alonso en una anterior estancia en Salamanca. Un objetivo que se encuentra, no obstante, pendiente. Las exportaciones salmantinas a Turquía se centran en dos sectores que poco tienen que ver con la enseñanza del idioma: las pieles, excepto la peletería, y cueros, por un lado, y componentes para vehículos, en un segundo nivel. El resto de productos con marca Salamanca que entran por el estrecho del Bósforo cuentan con resultados residuales. El tercero más alto corresponde a la fundición, hierro y acero, con unas operaciones comerciales limitadas a 26.800 euros. No obstante, el embajador turco resaltó el auge de las transacciones con el conjunto nacional.El país de religión musulmana más habitado del continente, con más de 71 millones de personas, espera paciente su ingreso en la Unión Europea, pero ya se ha convertido en el tercer principal socio comercial de España tras los 27 socios comunitarios y Estados Unidos. Una atención por estrechar lazos que el diplomático turco trasladó a los empresarios salmantinos en una ciudad que calificó como “centro de educación” para generar oportunidades comerciales.