Martes, 21 de noviembre de 2017

Instituto Cervantes abre un centro en Gibraltar

25/01/2009
NULL

NULL

ABCEl Instituto Cervantes no se detiene ante la crisis, pero avanza con extraños pasos, porque en un entorno de presupuestos congelados incluye en sus prioridades para 2009 la apertura de un centro en Gibraltar, inaugurando una sede que hasta ahora España reservaba a los Estados soberanos y asumiendo que la Roca necesita un centro como el resto de países en los que no se habla español, idioma que utiliza la práctica totalidad de los gibraltareños. Otra prueba de que es un proyecto inmediato es que el director de Administración del Instituto, responsable de los edificios, ha viajado casi media docena de veces en los últimos meses a la Roca.Se sabe que las autoridades locales del Peñón han cedido parte de un edificio a tal efecto, pero nadie ha explicado suficientemente que para cumplir su misión primordial -la enseñanza del español en el extranjero- la apertura de un nuevo centro en Gibraltar sea más importante que reforzar nuestra posición en Brasil o en países de Europa y Asia, todos con nuevos centros que necesitan todos los recursos posibles.Criterio contrarioRecientemente el director de la Real Academia Española, Víctor García de la Concha, denunciaba en ABC la alegría con la que se manejan los éxitos del español cuantitativamente, pero lo poco que se habla cualitativamente del peso de nuestro idioma en la UE y las organizaciones internacionales.Lejos de esta perspectiva, la propia directora del Cervantes, Carmen Cafarell, lo relataba así en su comparecencia ante el Senado el pasado noviembre: «Gibraltar sería otro ejemplo de cómo nos ceden edificios que nosotros utilizamos y que devolvemos dando vida cultural a ese barrio o a ese edificio. Una de las labores que estoy haciendo, y de forma intensa, es viajar para buscar instituciones públicas o privadas que nos ayuden a estar allí donde no estamos, que nos cedan edificios o que nos ayuden a buscar fórmulas menos onerosas».Resulta difícil explicar a la opinión pública la presencia del Instituto Cervantes en Gibraltar, puesto que no se ha implantado en países de habla hispana. No obstante, Gustavo de Arístegui, portavoz de Exteriores del PP, señala a ABC que «puede discutirse la prioridad entre las actividades del Cervantes, pero ni es un acto de aquiescencia respecto a la soberanía de la Roca ni parece criticable por la mala calidad del castellano que se habla en Gibraltar, que no forma parte de la educación». El Cervantes, en su opinión, es una academia de idiomas y no representa reconocimiento alguno respecto a la soberanía.Sea como fuere, el Ministerio de Exteriores ha financiado la reforma del edificio cedido con 250.000 euros. ¿Por qué? En el fondo de la cuestión está el acuerdo tripartito de septiembre de 2006, tantas veces denunciado, que ha convertido a Gibraltar en interlocutor al mismo nivel que Gran Bretaña y ha abierto una tercera vía a las autoridades locales para exigir la independencia.Dos ejemplos que conocen nuestros lectores: el acuerdo incluye el uso conjunto del aeropuerto y ocho meses después de firmarlo, Gibraltar permitió -sin informar a España- la salida del tesoro arqueológico expoliado por Odyssey Marine Exploration de un pecio de bandera española, obligando al Gobierno a emprender un carísimo pleito en Tampa, Florida, con los cazatesoros. Para ilustrar la debilidad de la postura española valga el ejemplo del East Side Proyect que permite que la Roca crezca sobre aguas de soberanía española.Una sede como ésta plantea interrogantes como el personal necesario para atenderlo y sus sueldos -¿sueldos de nivel inglés, como los del Cervantes de Londres que rondan los 8.000 euros netos?- o la posibilidad de tener directivos con el pasaporte de servicio (diplomático), sueldo inglés y residencia en La Línea.Pero si mal se comprenden las razones políticas, peor las relativas al idioma. El Cervantes asegura que a centros anunciados con anterioridad, como los de Belo Horizonte (Brasil), Sidney y Nueva Delhi, no los afecta el proyecto de Gibraltar. Ni al traslado de sede de los centros de Río de Janeiro, Atenas y Hamburgo.Todos ellos tienen mayor valor estratégico para nuestra lengua. El propio Cervantes reconoce en sus comunicaciones que «hemos de considerar, antes de iniciar cualquier proyecto, su adecuada y suficiente dotación presupuestaria».