Domingo, 19 de noviembre de 2017

Forman parejas para hablar vascuence en Vizcaya

27/06/2009
NULL

NULL

Unai Etxebarría, 20minutos.es La lengua alcanza su máximo esplendor cuando trabaja para alguien. Y ésta no es una lengua cualquiera; es la vasca. Y vale, un miembro de la pareja la domina, pero el otro debe emplearse a fondo, pues las palabras se resisten, y la pronunciación patina entre los labios.Joseba Zabala y Eva García se han unido en pareja como participantes del programa Mintzakide . Consiste en unir a alguien que domine el euskera con otro que lo chapurree para que ejerciten la lengua vasca a su aire. Está organizado por el Área de Euskera del Ayuntamiento de Bilbao y el euskaltegi Ulibarri. Se han animado 61 parejas.«Ella trabaja con discapacitados en un colegio. Y mira: en sólo unas semanas ya hemos arreglado el problema de la integración social. Imagina lo que podríamos conseguir en un año entero», cuenta Joseba en un euskera gracioso, gestado en su pueblo natal en Urdaibai. «Aquí estamos, txo, un jubilado y esta chica poxpolina. Mira tú qué bien», se presenta. Joseba y Eva sólo se hablan en euskera. También cuando atienden a 20minutos. Se juntan una hora a la semana en Basauri, donde ambos viven, y se dan paseos o toman potes.Aquí estamos, txo, un jubilado y esta chica poxpolina«¿Viste Eva? ¿Cómo ese camarero nos oyó y dijo?: ‘¡Ah!, ¿pero habláis euskera?’ Y se puso a charlar con nosotros». La anécdota que cuenta Joseba sintetiza la filosofía del programa. Busca habilitar bocas para hablar euskera. Quitar el polvo que acumula el idioma después de dejar el colegio, el euskaltegi o las conversaciones con amama. AnticongelanteEs el caso de Eva. «Estuve años estudiando euskera, saqué un perfil, lo dejé y vi que lo perdía. Así que me junté con Joseba», cuenta esta profesora de 30 años. «Mira -interviene Joseba-, yo era profesor de euskera. Y así no se puede: la lengua ahí se congela, se empolva, es muy teórica. Hay que sacarla fuera».«¿Ves cómo digo mi edad, Eva? Hiroitabeatzi (sesenta y nueve), nos comemos las palabras», ilustra Joseba a la joven. «En pareja estás muy encima. A cualquier error, yo le corrijo: tá, tá. Es enriquecedor para el que no domina euskera», cuenta el jubilado.Lo que hacen las parejas con la lengua es cosa suya. Otras van al monte, hacen footing o pasean a los perros. Ante todo, que se mueva.Para apuntarse en septiembreLa organización del programa Mintzakide está satisfecha porque ha unido a 61 parejas, mucho más de lo que esperaban. Ahora aspiran a extender el programa. En septiembre volverán a hacer campaña para reclutar a nuevas parejas. El único requisito es comprometerse a juntarse una hora por semana.La organización une a parejas según su perfil y afinidades. Por ejemplo, juntan a aficionados al monte o a personas con perros.