Viernes, 17 de noviembre de 2017

Escritores se rebelan masivamente contra
Google

24/02/2010
NULL

NULL

La TerceraOtro problema para la librería online de Google. Hace poco más de un año, el gigante virtual está a la espera de que un tribunal de EEUU apruebe el acuerdo al que llegó con algunas editoriales y asociaciones de autores para que integren su iniciativa Google Books. Mientras el juez que debe dictar sentencia acaba de anunciar que seguirá estudiando la causa, cerca de 6.500 escritores ya le cerraron la puerta a Google. Entre ellos Milan Kundera, Ricardo Piglia, Thomas Pynchon y los chilenos Marcela Serrano, Roberto Ampuero, Pablo Simonetti y Alberto Fuguet.Sin avisarle a nadie, en 2008 Google empezó a subir a la red miles de libros. La promesa era subirlos todos. Lo que parecía un proyecto cultural de impacto histórico, estalló como una avalancha de querellas: editores y autores fueron a los tribunales exigiendo pagos de derecho de autor. La salida de Google Books fue ofrecer una indemnización cercana a los 130 millones de dólares. Además dio un plazo y un monto: hasta el 29 de enero de 2010 había fecha para negarse al plan de Google. Concretamente, quienes aceptaran recibirían una sola vez un monto cercano a los 58 dólares, según el agente argentino Guillermo Schavelzon. En el futuro, claro, todo es negociable.No a Google Books Ayer el diario británico The Guardian puso en aviso del rechazo. El sitio www.thepublicindex.org, que sigue el caso judicial de Google Books, subió a la red un documento con la lista de quienes se restaron de la librería online. La mayoría son autores desconocidos, pero hay nombres que Google debe lamentar. A los mencionados se suman los estadounidenses Breat Easton Ellis y Michael Chabon; los británicos Zadie Smith y Toby Litt; los autores de thriller Jeffrey Archer y Anne Perry, y Philip Pullman, autor de La materia oscura. También rechazaron ser parte de la librería online el peruano Daniel Alarcón, el uruguayo Eduardo Galeano y el argentino Ernesto Sábato. Otros que dijeron que no fueron los representantes de las obras de Roald Dahl (Charlie y la fábrica de chocolate); los de J.G. Ballard, recién fallecido ícono de la ciencia ficción británica; los del argentino Manuel Puig y del uruguayo Mario Benedetti.En el caso de los escritores chilenos, todos los que rechazaron el acuerdo de Google Books están asociados a la agencia de Guillermo Schavelzon. Además de Serrano, Ampuero, Fuguet y Simonetti, se suman Jaime Collyer, Mauricio Electorat, Carla Guelfenbein, Juan Pablo Meneses, Hernán Rivera Letelier, Sebastián Edwards y Elizabeth Subercaseaux.Otros de los clientes de Schavelzon que le dieron la espalda a la librería online son Pablo de Santis, Santiago Gamboa, Alberto Manguel, Jorge Lanata, Martín Kohan, Federico Andahazi y Gonzalo Garcés, entre otros. La visión del agente es clara. "La razón para rechazar la propuesta es muy simple: Google actuó al margen de la ley, en contra de convenios internacionales de muchas décadas, de protección de la propiedad intelectual", dice Schavelzon a La Tercera. Simonetti comparte la opinión de su agente. "Estoy a favor de la digitalización de los libros, porque ayudará a lectores y escritores. Pero el plan de Google parece no respetar los derechos de autor ni todo el proceso tras la publicación de un libro", dice. Alberto Fuguet pone paños fríos. "Estamos en transición", dice. "No estoy en contra de los libros electrónicos. Acepté el plan de Schavelzon porque es una forma de negociación con Google. Pero nadie puede oponerse a los tiempos que corren", dice.