Martes, 21 de mayo de 2019

Enjuician Generalitat contra multas por
rotular en español

06/02/2010
NULL

NULL

La Voz LibreEl juzgado de lo Contencioso Administrativo número 9 de Barcelona acogió ayer jueves 4 de febrero, el primer juicio que un particular interpone contra la Generalitat de Cataluña a causa de las multas lingüísticas. Manuel Nevot, propietario de una agencia inmobiliaria en la localidad barcelonesa de Vilanova i la Geltrú, lleva cuatro años luchando contra la sanción que la Agencia Catalana de Consumo le interpuso en 2006 por rotular su negocio únicamente en castellano. El comerciante, que también fue multado por no disponer de un cartel indicador de la existencia de las correspondientes hojas de reclamaciones, alude que colocó el nombre de su establecimiento también en catalán en 1990. Manuel Nevot, que considera la sanción «injusta e ilegal», asegura estar dispuesto a llevar el caso hasta el Tribunal de Estrasburgo.Durante la celebración del juicio los abogados de la Generalitat presentaron como pruebas dos sentencias de otros juzgados contenciosos administrativos que les dan la razón en enfrentamientos por la lengua utilizada en empresas. Sin embargo, no aclararon qué casos eran. Ante esta afirmación el letrado de Nevot manifestó que tras buscar en la base de datos judicial de Cataluña no había encontrado ninguna sentencia que sancionara el uso del castellano en comercios. Escolano recordó que la ley no se empezó a aplicar hasta el año 2004 por lo que declaró que las sentencias, en caso de haberlas, deberían ser bastante recientes.Los abogados de la Generalitat afirmaron asimismo que en Cataluña «no se prohíbe» el uso del castellano en ningún sitio, y menos para denominar a una tienda, aunque recordaron que la ley sí especifica que «como mínimo se ha de rotular en catalán». Este argumento no convenció al letrado del comerciante, quien lo definió como una «argucia legislativa» y manifestó que se prioriza el uso de una lengua sobre otra, lo que calificó como una forma de discriminación.El juicio ha quedado visto para sentencia. El comerciante ha asegurado que si no le dan la razón llevará el caso al contencioso administrativo español «o incluso a Estrasburgo». «No cambiaré mi letrero, pero no es sólo por eso, lucharé para que no se multe a ningún empresario por rotular en castellano», afirmó el propietario de la inmobiliaria.Manuel Nevot fue denunciado en 2006 por la Agencia Catalana de Consumo. El comerciante presentó varios recursos pero la Generalitat rechazó las alegaciones bajo el argumento de que si bien existían letreros en catalán, el principal estaba escrito en castellano. Tras recibir en 2008 una nueva notificación de la sanción, Nevot llevó a cabo un contencioso administrativo que se resolvió ayer.