Sábado, 18 de noviembre de 2017

El mecanismo del lenguaje, un prodigio del
cerebro

12/07/2010
NULL

NULL

El DíaMenos de la cuarta parte de un segundo. Eso es lo que tarda el cerebro humano en encontrar la palabra adecuada para expresar una idea y transformarla en un lenguaje hablado, lo que para muchos científicos repreenta una muestra más de la asombrosa capacidad cerebral, superior a la computadora más avanzada.«Una palabra bien elegida puede economizar no sólo cien palabras, sino cien pensamientos», afirmó el célebre matemático francés Henri Poincaré hace más de un siglo. Décadas antes el poeta y filósofo alemán Friedrich von Hardenberg, más conocido como «Novalis», había señalado que «las palabras son la configuración acústica de las ideas».Lo que ambos, científico y pensador, ignoraban es que, aunque a «las palabras se las lleve el viento», como afirma el refrán popular, pasan de la mente a la boca como un rayo, según acaba de demostrar una pionera investigación de científicos españoles, de acuerdo a la cual nuestro cerebro tarda menos de medio segundo en encontrar la palabra que queremos pronunciar.Una investigación de la Universidad Pompeu Fabra y el Instituto Catalán de Investigación y Estudios Avanzados (ICREA), en Barcelona, señala que el cerebro humano tarda menos de medio segundo en encontrar la palabra que la persona necesita pronunciar; es decir, lo que quiere decir, en una alocución.Actividad cerebralSegún el psicólogo Albert Costa, profesor e investigador del ICREA y uno de los responsables del trabajo, la investigación se refiere a la rapidez con la que el cerebro accede a la información asociada a la palabra y cuánto tipo tarda en seleccionar la palabra exacta para el discurso hablado.Se trata del primer análisis que proporciona una evidencia directa de la actividad cerebral en tiempo real. Cuando el cerebro comienza a identificar palabras y las empieza a procesar, según el investigador.Los expertos han descubierto que nuestro cerebro trabaja a mucha velocidad en el procesamiento del lenguaje y la información asociada a las palabras. Necesita alrededor de 180 milisegundos para hacer esta operación y obtener la palabra se queremos pronunciar en la producción corriente del lenguaje hablado.El estudioPara llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron la actividad eléctrica cerebral de unas 25 personas, por medio de un electroencefalógrafo. Así establecieron el primer momento en el que los individuos acceden al léxico.Según Costa, el lapso que transcurre desde que una persona ve un dibujo de un objeto hasta que abre la boca para decir que eso es un objeto determinado, es de 700 milisegundos, pero sólo se necesitan 200 milisegundos para que su cerebro encuentre la palabra asociada a ese objeto en particular.El doctor Costa y su equipo creen que este mapa temporal ayudará a comprender mejor la habilidad humana de hablar y a ofrecer nuevas herramientas para explorar por qué se producen los fallos en el lenguaje hablado y otros errores del discurso en personas sanas o con daños cerebrales.Lenguaje, la voz de la menteA través de las palabras nos comunicamos, podemos comprender a otros y hacernos comprender, expresamos e intercambiamos nuestras ideas, sentimientos y emociones, podemos cautivar, seducir y convencer a los demás, o provocar en ellos desasosiego y rechazo. El tono de voz, la inflexión, la pausa, permiten captar la atención del otro, o al contrario invitarle a que se distraiga.La palabra, esa destacable herramienta que nos hace humanos y racionales, diferenciándonos de los animales, y que funciona como un auténtico puente entre nuestra mente y las de otras personas, es uno de los asuntos centrales abordados por la psicología, o ciencia de los procesos mentales, una de cuyas ramas se denomina precisamente «psicología del lenguaje».Según la psicóloga Irene Alonso, experta en habilidades sociales, «las deficiencias en la capacidad de comunicarse, con frecuencia se deben a un aprendizaje deficiente de estas habilidades durante la infancia y se reflejan en escollos como no saber cómo entablar una conversación con un desconocido, cómo hablarle al jefe para solicitarle algo o cómo pedir algún cambio a nuestra pareja».«Estos problemas pueden solucionarse mejorando las habilidades de comunicación de la persona, trabajando en la forma y en los contenidos de su expresión», señala Alonso, quien explica que las denominadas «terapias de habilidad comunicativa» incluyen un entrenamiento de la persona para que se exprese de forma más eficaz y correcta y el análisis de sus propias ideas para que pueda cambiar la percepción negativa sobre sí misma.«Entre las personas que más pueden beneficiarse de las técnicas de habilidades, figuran aquellas que quieren que su comunicación sea más eficaz, que quieren expresar o comunicar lo que quieren, lo cual no logran porque su mensaje no llega o llega mal a su interlocutor, debido a la sumisión o la agresividad excesivas con que lo emiten», señala Irene Alonso.Según la experta, «algunas personas tienen dificultades para hablar, expresarse u opinar, porque debido a razones de educación o tradición, piensan que no tiene derecho a hacerlo, porque creen que pedir o negar algo está mal o asumen que su punto de vista es siempre menos importante que el de los demás».«Otras, en cambio son muy ofensivas al expresarse, dando gritos, elevando la voz o golpeando sobre la mesa, lo cual hace que su mensaje rechazado o mal interpretado por los demás», finaliza.