Jueves, 23 de noviembre de 2017

El idioma español como recurso económico

11/10/2008
NULL

NULL

Gazeta.esEl español es la tercera lengua del mundo. Con 380 millones de hispanohablantes, se sitúa por detrás del inglés (440 millones) y del chino mandarín (885 millones), según datos de la Enciclopedia Británica. Actualmente, el español es idioma oficial en veinte países. Aunque no hay datos oficiales, lo cierto es que no existe un negocio montado en torno al español que se acerque si quiera al inglés.La enseñanza de este último idioma, siguiendo una estrategia similar a la de los colonos ingleses (que se limitaban a conquistar los puertos y dominar el tráfico comercial), mueve miles de millones de euros al año. Ni siquiera el chino, con el doble de hablantes, está a su altura. Aprovechar la repercusión del español para sacar rédito económico es el reto que se plantean muchos filólogos y que entienden que podría lograrse gracias al nuevo Espacio Europeo de Educación Superior (plan Bolonia). Las universidades de Castilla y León preparan durante estos días los planes de estudios de la futura Filología Hispánica, que pasará a denominarse Grado de Español o Filología Hispánica. Aunque no será hasta el próximo año cuando se implante, académicos como Salvador Gutiérrez o el catedrático de Lengua Española de la Universidad de Salamanca, Julio Borrego, ya han puesto sobre la mesa proyectos en los que prima la práctica sobre la teoría.Los expertos proponen aprovechar Bolonia para potenciar el español y de paso convertirlo en un recurso económico, tanto para este territorio —atrayendo estudiantes de otros países— como para los futuros profesores de esta lengua en el extranjero, como pone de manifiesto el rector de la Universidad de Valladolid, Evaristo Abril.Para la directora del III Simposio Lingüístico que se ha desarrollado esta semana en Valladolid, Margarita Lliteras, “hay que poner las bases para que los profesionales que salgan de la Universidad sean los mejor formados”. El objetivo, ofrecer calidad. Según Lliteras, la adaptación al Espacio Europeo se lo está poniendo complicado a los profesores, pero hay que buscar siempre el lado positivo. “Hay que aprovechar la oportunidad que nos ofrece Bolonia para elaborar una reforma eficaz y unos planes de estudio que permitan convertir la enseñanza del español en un recurso económico”, comenta.Un gran filónTanto el rector de la Universidad de Valladolid como la directora del Simposio Lingüístico celebrado en este centro académico destacan el gran filón que puede suponer a partir de ahora impartir este título dada la creciente demanda que está experimentando el español como segunda lengua.Hasta ahora, asegura, la oferta de puestos de trabajo dirigidos a licenciados de las universidades de Castilla y León está por encima del número de licenciados que acaba cada año la carrera. Por este motivo, señala la directora del Simposio, además de la reforma de los estudios que hay que realizar, se está intentando ampliar el número de plazas, para cubrir ese exceso de puestos de trabajo que demanda el mercado. “Hay que tener en cuenta que son muchos los centros extranjeros y las escuelas de idiomas que están abriendo en estos últimos años”, concreta.