Lunes, 20 de noviembre de 2017

El destino de las lenguas depende de sus
hablantes

04/03/2011
NULL

NULL

La Voz de Asturias Inés Fernández-Ordóñez, catedrática de Lengua Española por la Universidad Autónoma de Madrid, ocupó el 13 de febrero el vacío que el poeta asturiano Ángel González había dejado en el sillón P de la Real Academia Española. En su primera intervención, defendió la idea de un castellano con influencia de todos los territorios y préstamos de lenguas como el asturleonés. La académica explica a La Voz de Asturias sus argumentos.En su discurso revisó la historia del castellano. La lengua, como la historia, ¿también la escriben los vencedores? Me refiero sobre todo a la idea del ‘castellano de Valladolid’ como ideal de perfección.La historia de la lengua ha estado condicionada por la visión de la historia general que tenía la historiografía liberal decimonónica y la generación del 98. Ese es el motivo de que se acentuara el protagonismo castellano en la formación del español.¿Qué influencias tiene el castellano del asturleonés? ¿Y del asturiano? Parece que el indefinido «alguien» o el relativo «quien» se documentan antes en tierras del antiguo reino de León que en el de Castilla. El llamado «neutro de materia» también tiene su foco en Asturias y Cantabria, antes de extenderse por la Castilla occidental.¿Qué vocablos han derivado de estos préstamos? De todo tipo, pero se observan mejor en el habla rural, ya que solo a través de los atlas lingüísticos podemos cartografiar la distribución geográfica de las palabras.¿Cree que estas lenguas que contagiaron al castellano han de contar con una protección especial? El destino de todas las lenguas depende de sus hablantes, del uso que los hablantes decidan hacer de ellas colectivamente.El área de influencia de las distintas familias es, sin embargo, diferente dependiendo de cada palabra. ¿Por qué? Porque la lengua del centro peninsular resulta del cruce de influencias varias: a veces, se trata de rasgos generados en la zona central; en ocasiones, en occidente; otras veces, en oriente. Dependiendo del rasgo o palabra considerados, el uso hoy habitual puede haber tenido origen en diversas zonas geográficas.La influencia de la que habla en el castellano, ¿existe en otras lenguas? ¿Podemos encontrar, por ejemplo, raíces asturleonesas o gallegas en el portugués y catalanas o aragonesas en el francés? Sí, claro. Pero hay que estudiarlo y demostrarlo con casos concretos.¿Se da también el fenómeno inverso? ¿Tienen las lenguas extranjeras capacidad para modificar la lengua castellana? También. De hecho, parece que los tiempos compuestos penetraron a lo largo de la Edad Media en la Península Ibérica por la zona en contacto con el dominio lingüístico galorromance, zona donde ya estaban muy extendidos.Los maestros corregían a los alumnos cuando utilizaban algún término procedente del asturiano. ¿Hacían bien o hay que pensar en un castellano con variantes, como el de Latinoamérica? Creo que hay que poder manejar los dos términos, el propio de la lengua estándar y el local propio de Asturias.¿También en fenómenos que se consideran una mala utilización del lenguaje, como el leísmo o el laísmo? El dominio de la lengua estándar, deseable para cualquier hablante, no tiene por qué significar la eliminación de las variedades no estándar. Si aspiramos a ser bilingües, ¿por qué no bidialectales? De hecho, todos lo somos en mayor o menor medida.Las lenguas, ¿distinguen por clases? ¿Existe un castellano de la burguesía bien considerado y de los campesinos sobre el que hay prejuicios? Todas las lenguas tienen variedades socialmente estratificadas.En tres siglos es la primera filóloga en la RAE. ¿Llega la modernización? Creo que hay una voluntad decidida de adaptar la RAE a la realidad de la sociedad actual.¿Veremos pronto una mujer al frente de la RAE? En los próximos cuatro años, no. Tenemos un director.¿A qué retos se enfrenta la institución? La nueva Biblioteca clásica, que proporcionará ediciones de referencia de los textos clásicos en lengua española.