Domingo, 19 de noviembre de 2017

El cine y las palabras

23/03/2010
NULL

NULL

Jesús Jiménez, RTVENadie puede ser Humphrey Bogart pero, por unos segundos, podemos sentirnos cómo él repitiendo frases como «siempre nos quedará París»¿Quién no ha soñado alguna vez con que le digan aquello de «Si me necesitas sílbame»?Y quién no tiene un amigo que se sabe de memoria escenas como la del bombardeo de Apocalipse Now, cuando Robert Duval ve los aviones arrasando la jungla y dice aquello de «Me encanta el olor del napalm por la mañana».Frases de películaTodos recordamos frases de películas, las apuntamos y solemos recurrir a ellas en numerosas ocasiones, consciente o inconscientemente porque «Nadie es perfecto», no nos gusta que nos hagan «Luz de gas» y estamos dispuestos a «Morir con las botas puestas» porque pase lo que pase, «A Dios pongo por testigo, que no volveré a pasar hambre».Frases como éstas, que ya forman parte de la cultura popular, son las que ha recopilado durante años, el director de cine, productor y guionista, José Luis Borau, que además ocupa el sillón B de la Real Academia Española, en el que sustituyó a Fernando Fernan Gómez a su muerte en 2008.Y ahora las publica en un libro titulado Palabra de cine que refleja la influencia del séptimo arte en el lenguaje. Por ejemplo, la Rebeca debe su nombre a la película dirigida por Alfred Hitchcock en 1940 que consiguió el Oscar y en la que la protagonista (Joan Fontaine) vestía esa prenda, ¡aunque Rebeca fuera otro personaje!«Le haré una propuesta que no podrá rechazar». Afortunadamente, cuando alguien nos dice esa frase no nos encontramos una cabeza de caballo en la cama, cómo sucedía en El Padrino.Pero la influencia del cine llega más allá. Cuando alguien hace una payasada lo llamamos «Charlotada» aludiendo al inolvidable personaje de Chaplin. Y hace muy poco hemos visto como a Zapatero le han puesto el apodo de Bambi o como la voz de nuestra conciencia puede ser nuestro «Pepito Grillo» el inolvidable consejero de Pinocho.Y es que, según Borau, los más beneficiados por la influencia del cine en el lenguaje, son los medios de comunicación que a veces abusan de esas frases. Por ejemplo todos los que desvelan algún secreto son llamados «garganta profunda», el título de la popular película de cine X de los 70 que fue usada para referirse al topo que contó los secretos del «Watergate».¿Tócala otra vez?Lo más curioso es que hay frases que todos damos por hecho pero que, realmente no proceden de las películas o de las novelas originales. Las más recordadas son «Tócala otra vez, Sam» que nunca se pronuncia en Casablanca y que procede de la obra de teatro de Woody Allen que se tituló así y que fue adaptada al cine como Sueños de un seductor Tampoco oiréis en Tarzán «Yo Tarzán, tu Jane» ya que Johnny Weismuller se limitaba a golpearse el pecho y decir «Tarzán» y luego golpeaba a Jane y decía «Jane»Y en las novelas originales de Arthur Conan Doyle, Sherlock Holmes nunca decía aquello de «Elemental, querido Watson».Todos hemos crecido viendo películas y sus diálogos permanecen en nuestro subconsciente porque, cómo decía la famosa canción de Luis Eduardo Aute, «Todo en la vida es cine...»Así que, aunque prometamos no volver a usar esas frases, es innevitable, no siempre nos «Acompaña la fuerza».Ya sabéis lo que dijo Schwarzenegger en su personaje más famoso: «Volveré»