Viernes, 17 de noviembre de 2017

El castellano sólo supone 30% en la administración catalana

01/12/2008

Alex Baiget, El Confidencial La paridad entre el español y el catalán no existe en la Administración Pública catalana. La lengua española está en clara desventaja y se usa sólo en el 30% de las acciones administrativas frente al 70% de las veces que se utiliza exclusivamente en catalán. Así se desprende del estudio presentado esta semana por Bernat Joan, secretario de Política Lingüística de la Generalitat y Paquita Sanvicén, directora de Planificación y Fomento de la Secretaria de política lingüística. El estudio, que lleva por nombre Ofercat 2001-2006: la oferta lingüística en 15 ciudades catalanas, hace un análisis del uso de la lengua catalana en los ámbitos de la Administración pública, la sociedad, el ocio, los medios de comunicación, la sanidad y la educación. La enseñanza y la sanidad muestran un escenario similar a la Administración Pública. El 70% de la oferta es únicamente en catalán. En el campo de la educación está desproporción entre ambas lenguas oficiales ya ha supuesto más de un enfrentamiento entre los partidos políticos catalanes y multitudinarias protestas de la sociedad civil. Las cifras de este trabajo de campo abarcan un plazo de seis años y se recogieron en Barcelona, Cornellà de Llobregat, Girona, Hospitalet del Llobregat, Lleida, Lloret de Mar, Manresa, Mataró, Olot, Reus, Sabadell, Santa Coloma de Gramanet, Tarragona, Tortosa y Tremp, poblaciones tanto del cinturón industrial de Barcelona –marcadas por un importante auge de la inmigración- y del norte de Cataluña con pocos flujos migratorios. ¿En qué lengua responde una llamada de teléfono? Así pues, las conclusiones del estudio se han obtenido a partir de varemos como el control del idioma de las rotulaciones, las comunicaciones escritas y las comunicaciones orales (como puede ser el idioma en que se responde el teléfono). Con los datos de oferta lingüística de los municipios se elabora el índice Ofercat, que mediante un baremo de entre 0 y 100 puntos proporciona un dato resumen de la oferta en catalán en una ciudad y en un ámbito. En siete de las quince ciudades analizadas la oferta en catalán en la Administración es superior al 70%, estas son Olot, Tremp, Manresa, Girona, Lleida y Reus. Tan sólo en dos de las poblaciones analizadas, la oferta de la Administración en catalán es más baja que en español. Las poblaciones en las que el catalán tan sólo consigue un 40% son Cornellà del Llobregat y Santa Coloma de Gramanet, poblaciones del extrarradio barcelonés en el que uso del español está más extendido que el del catalán. Otro dato a tener en cuenta es el que se recoge en el apartado de “lengua de identificación oral de los establecimientos”, que hace referencia a la lengua usada al descolgar el teléfono, y en “la lengua de adecuación oral” o lengua de respuesta a la solicitud expresada en catalán. En ciudades como Tortosa o Girona superan el 90%, aunque en Barcelona se queda en torno al 70%. Media que desciende porque en la capital catalana tan sólo el 22% de los restaurantes y establecimientos de hostelería atienden en catalán. La conclusión de este estudio es que la lengua catalana está ganando terreno en relación a la española, muy a pesar de las declaraciones alarmistas de los partidos políticos nacionalistas catalanes que temen por su supervivencia. De hecho, a raíz de los datos, da la sensación que la lengua que está en peligro de extinción, por lo menos en la Administración pública, la enseñanza y la sanidad, es el castellano.