Viernes, 24 de noviembre de 2017

Crean ordenador que diferencia lenguas leyendo los labios

02/05/2009
NULL

NULL

Por Yaiza Martínez, Tendencias 21Científicos de la Universidad de East Anglia, en el Reino Unido, han creado el primer ordenador que lee los labios y, además, es capaz de diferenciar diversas lenguas. El sistema está basado en un modelo estadístico de los movimientos de los labios realizados por un total de 23 hablantes bilingües y trilingües que participaron en la investigación. Su nivel de aciertos fue considerable. Este logro supone un importante paso adelante en la tecnología de lectura automática de los labios, y podría tener usos prácticos para personas sordas, y fuerzas de seguridad y militares. En la pasada IEEE International Conference on Acoustics, Speech and Signal Processing (ICASSP 2009), celebrada en Taipei entre el 19 y el 24 de abril, científicos de la Universidad de East Anglia (UEA), en el Reino Unido, presentaron el primer ordenador capaz de leer los labios que, además, puede diferenciar entre diferentes lenguas.Según explica la UEA en un comunicado, los ordenadores capaces de leer los labios están en desarrollo desde hace un tiempo, pero ésta es la primera vez que se consigue añadir a un ordenador la capacidad de diferenciar, además, en qué idioma está hablando una persona.Del fonema al visemaSegún se explica en un artículo más extenso publicado por los autores de esta investigación, dirigida por Stephen Cox, de la escuela de ciencias computacionales de la UEA, la Identificación Automática de Lenguaje Hablado (LID) es una tecnología ya madura que alcanza altos niveles de exactitud en tan sólo unos segundos de discurso interpretativo.Esta tecnología consiste en determinar por medios computacionales el idioma de quien habla basándose sólo en una muestra de voz. Los medios aplicados en este caso van desde la caracterización de características fonéticas de diversos idiomas, al análisis de la prosodia del discurso.Pero, a medida que el procesamiento del discurso visual se ha ido desarrollando en los últimos años, cada vez ha resultado de mayor interés encontrar recursos computacionales capaces de identificar los idiomas a partir sólo de imágenes.Así, se prepara a los ordenadores para distinguir los “visemas”, que son la apariencia visual de la pronunciación de un fonema (los fonemas son las unidades sonoras mínimas de las que están compuestas las palabras). Según los investigadores, las técnicas LID basadas en la teoría fonética pueden aplicarse al procesamiento de la información “visémica”.Cómo se hizoLos científicos de la UEA desarrollaron una tecnología para el reconocimiento de los idiomas hablados –a partir sólo de información visual- basándose en un modelo estadístico de los movimientos de los labios realizados por un total de 23 hablantes bilingües y trilingües que participaron en la investigación.Gracias a dicho modelo estadístico, el sistema computacional pudo identificar qué idioma hablaba cada individuo en un momento dado con un nivel elevado de exactitud.Los idiomas analizados fueron el inglés, el francés, el alemán, el árabe, el mandarín, el cantonés, el italiano, el polaco y el ruso.En el sistema desarrollado, los datos de video fueron registrados usando un Active Appeareance Model (AAM), un “modelo de apariencia activa”. Los vectores que este proceso produjo permitieron interpretar y clasificar los rasgos físicos del discurso y, posteriormente, relacionar dichos rasgos con el idioma que se estaba hablando: la combinación del movimiento de lengua, labios y mandíbula, así como la detección y el registro de secuencias de movimiento específicas y contracciones del rostro, fue en definitiva lo que permitió al sistema identificar el idioma hablado.Según afirma Cox, “éste ha sido un emocionante avance en la tecnología de lectura automática de los labios, y constituye además la primera confirmación empírica de algo que ya se sospechaba intuitivamente: que cuando la gente habla diversos idiomas coloca de formas diferentes la boca, en secuencias distintas”.Así, por ejemplo, entre los hablantes en francés, se constató un uso frecuente del redondeo de los labios, y entre los hablantes en árabe se registraron más movimientos de la lengua.Esta herramienta podría tener usos prácticos para personas sordas, pero también podría ser aprovechada por fuerzas de seguridad y militares, en entornos ruidosos o en aquéllos en los que la señal de audio no se encuentra disponible.Antecedentes y futuroComo hemos dicho, la técnica computacional de lectura de labios no es nueva. Uno de los antecedentes más conocidos de este nuevo sistema es el de un software (el Audio Visual Speech Recognition o AVSR ) creado hace unos años por la compañía Intel, que permite a los desarrolladores informáticos crear ordenadores capaces de leer los labios del usuario.El software de Intel surgió en un intento de resolver las deficiencias de los programas de reconocimiento de voz, afectados habitualmente por el ruido de fondo o por la mala sintonización del micrófono, y permite que los ordenadores detecten la cara de un orador y los movimientos de su boca, con el fin de que el sistema pueda sincronizar los datos obtenidos a través del vídeo con la identificación de la voz, proporcionando un reconocimiento mucho más exacto.En definitiva, la detección de gestos y reconocimiento de idiomas son dos elementos que pueden llegar a tener una importancia muy grande en el futuro, aunque aún queda un importante hito que alcanzar: el de la traducción dinámica y casi simultánea.