Sábado, 18 de noviembre de 2017

Catalana Matute gana el Premio Cervantes

25/11/2010

Los TiemposCronista de una sociedad española desgarrada por la guerra civil, autora de un buen número de cuentos infantiles, la catalana Ana María Matute fue galardonada ayer con el Premio Cervantes de literatura, el más prestigioso de las letras en lengua española. A diferencia de otros escritores, Matute, de 85 años, siempre había manifestado que el Cervantes le hacía una especial ilusión.Un brillante colofón a una carrera salpicada de premios y del reconocimiento de crítica y lectores.«Estoy feliz y contenta porque es un premio que encanta», dijo Matute en una rueda de prensa en su Barcelona natal. «Me lo tomo como un reconocimiento, si no a la calidad por lo menos al esfuerzo, a la dedicación, a la entrega total de mi vida».«Es un estallido de felicidad. ¡Soy feliz, enormemente feliz!», exclamó. Matute es una de las autoras más importantes de la época posterior a la guerra civil española (1936-1939). Algunas de sus obras, como Los Abel, Pequeño teatro o Los soldados lloran de noche, retrataron la sociedad de la época y las consecuencias del conflicto.«España estaba muy cerrada al mundo, sobre todo intelectualmente», relató refiriéndose a la posguerra y la dictadura de Francisco Franco. «Al pobre que tenía la valentía de escribir, pues le juzgaban. Muchas veces maliciosamente».La novelista española también ha destacado por su faceta de escritora de cuentos infantiles, gracias a su sensibilidad a la hora de adentrarse en el mundo adolescente y de los niños. Entre sus libros más importantes figuran Paulina, el mundo y las estrellas y El saltamontes y el aprendiz.Además del Cervantes, Matute ha recibido en España el Premio Nacional de las Letras españolas y el Premio Nacional de Literatura infantil.Matute es la tercera mujer distinguida con este galardón en los 35 años de vida del Cervantes. Las otras dos fueron la española María Zambrano en 1988 y la cubana Dulce María Loynaz en 1992.«Eso del machismo está quedando un poco lejos», afirmó. «Creo que se están dando unos pasos muy importantes, como que el Cervantes se lo den a una mujer».El premio está dotado con 125.000 euros (166.850 dólares). Fue creado en 1975 por el Ministerio de Cultura para reconocer la figura de un escritor que, con el conjunto de su obra, haya contribuido a enriquecer el legado literario hispano a uno y otro lado del Atlántico.La nómina de ganadores incluye nombres como el flamante Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, Alejo Carpentier, Jorge Luis Borges, Camilo José Cela y Álvaro Mutis.Matute sucede en el palmarés al mexicano José Emilio Pacheco y una vez más se cumple la alternancia del premio entre un escritor latinoamericano y otro español.Como es tradición, el rey Juan Carlos entregará el galardón a Matute el próximo 23 de abril, en la Universidad de Alcalá de Henares.Vargas Llosa alaba concesiónEl premio Nobel de literatura, Mario Vargas Llosa, alabó ayer la justicia de la concesión del Premio Cervantes a su amiga Ana María Matute, galardón que, a su juicio, merecía «hace mucho tiempo» por poseer «una de las obras más ricas de la literatura contemporánea en lengua española».«Ella merecía haber recibido ese premio hace mucho, estoy seguro de que sus muchísimos lectores en el mundo se van a alegrar tanto como yo con esta noticia», indicó desde Estados Unidos.Recibirá el Nobel de Literatura en Estocolmo en dos semanas, pero Vargas Llosa quiso ser «el primero» en felicitar públicamente a su amiga.Aseguró que esta es «una gran noticia para la las letras en español» porque la «muy amplia» obra de Matute es «sin ninguna duda una de las más ricas de la literatura contemporánea».«Envío todas las felicidades del mundo para Ana María y para el jurado que ha acertado esta vez en el premio», apuntó.Vargas Llosa, Premio Cervantes 1994, se declaró admirador de toda la producción de Matute, aunque destacó Primera memoria. “Vivir es perder”La escritora barcelonesa Ana María Matute, galardonada ayer con el Premio Cervantes, dijo que su obra ha estado marcada por un deseo de expresar la pérdida, porque, afirmó, «vivir es perder cosas», un sentimiento presente desde el primero hasta el último de los relatos que ha escrito.Matute cree que su galardón y la reciente entrada de otra escritora española, Soledad Puértolas, en la Academia de la Lengua hacen de estos días un momento dulce para la literatura en castellano hecha por mujeres. «El machismo está quedando lejos, se están dando pasos importantes, sobre todo en la Academia, y está muy bien», comentó.