Viernes, 19 de Diciembre de 2014

El español crece en EE UU y Brasil

El castellano crece en el mundo gracias a Brasil
y EE.UU., pero puede perder el tren de Internet

Por JORDI JOAN BAÑOS, de La Vanguardia

La tercera edición del anuario del Instituto Cervantes recoge siete estudios temáticos sobre la situación del castellano en EE.UU., Brasil, Asia oriental e Internet. El informe se debate entre el triunfalismo y la cautela. Por un lado, se afirma que la evolución en EE.UU. permitirá consolidar el español como una de las dos grandes lenguas de comunicación internacional del siglo XX. Por otro lado, se advierte que la vida de las lenguas dependerá de su peso en el nuevo mundo virtual y se lamenta "el frenazo del castellano" en este ámbito.

Los estudios dedicados a EE.UU., aunque utilizan estadísticas de 1990, estiman que actualmente hay unos 30 millones de personas de origen hispano en dicho país, si bien eso no significa que todas hablen castellano. En Florida, por ejemplo, donde predomina la cohesionada y relativamente próspera comunidad cubana, lo hace un 92%, mientras que en estados donde predominan otros hispanos la fidelidad lingüística se reduce hasta el 48% en el caso de Colorado.

Una cita reproducida en el libro es ilustrativa: "En Los Ángeles, el castellano es un ruido ambiental que se oye en gente que limpia automóviles, poda árboles o recoge mesas, mientras que en Miami es una lengua hablada por la gente que come en los restaurantes, por los dueños de los automóviles y de los árboles".

No obstante, entre los jóvenes de origen hispano, un 25% prefiere el inglés y el 42% utiliza ambas indistintamente. Entre hermanos, sólo uno de cada cuatro habla siempre en castellano, un porcentaje casi idéntico a los que afirman dominar mejor el castellano que el inglés. Asimismo, los referendos impulsados por el movimiento English Only han hecho que el número de estados donde el inglés es la única lengua oficial haya pasado de 3 a 16, desde mediados de los 80. Entre ellos hay estados con una población latina numerosa, como California -donde uno de cada tres hispanos no domina el inglés-, Florida, Arizona y Colorado. La proposición English Language in Public Schools, aprobada hace dos años, ha supuesto otro revés para el castellano, pues suprime la enseñanza pública bilingüe en California y la reemplaza por un año de inmersión en inglés, previo a la plena inmersión. La otra cara de la moneda es el condado de Dade en Florida, donde la población de origen cubano supera el 50%. Los hispanos tienden a la integración y las empresas anglosajonas dominan la producción de cine, televisión, radio, videojuegos y música en español.

El informe lamenta que aunque aumentan los estudios americanistas en las universidades de EE.UU., disminuyen los peninsularistas. Incluso señala cómo "la Generalitat, con una clara visión de cómo es posible manejar recursos pequeños para conseguir resultados efectivos, ha ido mermando la actividad docente de los profesores peninsularistas, sobre todo de los medievalistas, ofreciéndoles ayudas en correspondencia a un incremento de la enseñanza del catalán, incremento que ha repercutido en la disminución de horas dedicadas a la lengua española y su literatura". Y lo mismo sucede en Alemania.


Dos de cada tres estudiantes de EE.UU.
eligen el castellano como lengua extranjera

De cualquier manera, la evolución del castellano en la enseñanza estadounidense es saludada por el informe, ya que en los últimos 15 años ha aumentado espectacularmente la oferta de castellano en la educación primaria, mientras han decrecido el francés y el alemán. En la secundaria y en la universidad, dos de cada tres estudiantes que cursan lenguas extranjeras optan por el castellano, que triplica el número de estudiantes de francés.

El castellano ha despegado en Brasil en los últimos cinco años gracias a la consolidación de Mercosur -con Argentina, Uruguay y Para-guay-, al aparatoso desembarco de multinacionales de origen español y a la penetración de la cultura hispánica. El cambio cualitativo se puede producir en los próximos meses, en que los diputados brasileños deberán pronunciarse sobre el proyecto presidencial de instaurar el castellano como lengua obligatoria en la enseñanza de un país con 50 millones de menores de 15 años.

El castellano es prácticamente un recién nacido en los países de Asia Oriental: sólo cuenta con 700 estudiantes, que contrastan con los 120.000 estudiantes de inglés, los 1.800 de francés y los 1.600 de alemán. En la otra China, Taiwan, la cifra asciende a dos mil estudiantes, atraídos muchas veces por una publicidad que apela por un lado "al flamenco, los toros, los gitanos y los místicos" y por otro a la importancia que va adquiriendo en EE.UU. En Japón, aunque el número de estudiantes de castellano es ya muy respetable -60.000-, en la enseñanza secundaria sigue siendo casi testimonial.

El informe señala que "el español empieza a quedar relegado o, cuando menos, desaprovecha las inmensas posibilidades que esta sociedad globalizada le ofrece. No se echa de menos ni se demanda un Internet en español, al coincidir casi exactamente las capas sociales que disfrutan de mejor educación -incluyen-do un conocimiento fluido del inglés- y las que tienen acceso a las modernas tecnologías".