Viernes, 17 de noviembre de 2017

Carlos Fuentes asegura que la imaginación y el lenguaje de la Literatura contribuirán a "una América Latina no postrada"

13/06/2007
NULL

NULL

Afirma que es la reserva de "un metal" que "jamás se gasta" y forma parte del "enorme capital social" de América Latina SANTILLANA DEL MAR, 11 (EUROPA PRESS)El escritor mexicano Carlos Fuentes explicó hoy que la Literatura "mantiene viva la imaginación y el lenguaje", dos "realidades" sin las cuales las sociedades "perecen". Así, aseguró que esa será su "contribución" en "el siglo y milenio actuales a una América Latina no postrada, una América Latina de pie, en la que decir democracia signifique decir bienestar" y en la que se superen "las vastas desigualdades que hoy destruyen" la "convivencia" y "envenenan" las "acciones".De este modo, el Premio Príncipe de Asturias de las Letras y Premio Cervantes, entre otras muchas distinciones, deseó que los latinoamericanos sepan "mantener la jurisdicción soberana de comunidades creadas desde la familia, la escuela, el municipio, el trabajo, la salud". "Desde el más grande capital que tenemos en América Latina, nuestro enorme capital humano y social, más importante que cualquier suma de capitales"."La literatura es parte de ese vasto capital de América Latina, es la maravillosa reserva de un metal que al usarse jamás se gasta: el oro de la inteligencia, de palabra y de la cultura", aseguró Fuentes, en una intervención ante el público que asiste al encuentro "Lecciones y Maestros" de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) y la Fundación Santillana, también dedicado a sus colegas Juan Goytisolo y José Saramago, que protagonizarán, por este orden, las sesiones de mañana y pasado.El escritor de "La región más transparente" manifestó que la Literatura puede en Latinoamérica "colmar el vacío entre la riqueza cultural y la pobreza política", puesto que "una novela no se limita a enseñar el mundo", sino que "crea más realidad" de una manera "crítica".Asimismo, explicó que "la literatura es pluralista" en lugares que a veces no lo son, "es atenta, obliga a prestar atención en un mundo distraído", aportando "imaginación y palabra" y alcanzando su mayor grado de importancia, precisamente, cuando es "perseguida", en regímenes totalitarios.DISCIPLINADO Y PREMODERNO Confesó ser un autor "disciplinado" y explicó que cada noche prepara "una hoja con los deberes del día siguiente", con un "rigor germano". Después, esa lista de obligaciones queda trastocada, al pasar la noche y sus sueños, en los que se dan cita sus familiares y sus amigos, de los que habló, por ser esta una "rara vez" en la que se presta a hablar de su "vida" y su "escritura".Así, el autor de "Terra Nostra" y "La muerte de Artemio Cruz" aseguró que su vida es "un libro que se sostiene de pié gracias a dos pilares", su tío y su hijo, ambos llamados Carlos Fuentes, "tocayos de la vida", a los que no sabe si atribuirles lo que escribe."Ya no sé si lo que escribo me pertenece o me lo dictan ellos", dijo este escritor "premoderno, que no usa máquinas, sino pluma, tinta y papel", con los que puede escribir en cualquier parte.EL ÉXITO Carlos Fuentes ha sido galardonado con múltiples premios de prestigio, es una de las figuras centrales del "boom" de la literatura latinoamericana y, con todo, aseguró que sospecha "del escritor que de entrada proclama que escribe para el pueblo" y que detesta "al escritor que conoce la recete prefabricada del éxito de ventas".Desde su punto de vista aún hoy hay ciertas cuestiones que suponen para él "un misterio" y defendió que se debe "escribir una literatura que cree lectores no que cuente lectores", con el ánimo y la "revolucionaria apuesta" de "ser noticia y sobrevivir a la noticia"."El lector sobrevivirá al autor", aseguró Fuentes, que indicó que "hay éxitos inmediatos y bienvenidos", hay "éxitos que el tiempo olvida" y otros que el mismo tiempo "rescata" y apostó por el "libro de significado profundo", ya sea "muy leído o muy ignorado".