Miércoles, 22 de noviembre de 2017

Blecua: «Todo diccionario tiene
ideología»

21/12/2010
NULL

NULL

Público José Manuel Blecua (Zaragoza, 1939) no está todo lo contento que debería tras haber sido elegido nuevo director de la Real Academia Española. Su equipo de fútbol, el Zaragoza, va el último en la Liga. «Ayer [por el domingo, jornada en la que el Zaragoza empató con el Osasuna] fue un sufrimiento, así que no me hable de eso, por favor», rogó en uno de los momentos de la entrevista. Bien: nada de fútbol. Pero de todo lo demás sí habló en la sala de la Academia donde trabaja la comisión de vocabulario científico-técnico, y que se habilitó para el encuentro con este periódico. Blecua, que el pasado jueves consiguió la mayoría absoluta en la votación para sustituir a Víctor García de la Concha, se mostró amable, cercano y, sobre todo, con muchas ganas de gobernar la RAE durante los próximos cuatro años.¿Hizo usted mucha campaña para salir elegido por mayoría absoluta? Siendo hijo del gramático José Manuel Blecua Teijeiro estaba predestinado.Hombre, predestinado... Ha sido un honor muy grande y una suerte. No hice campaña porque no es una de mis ilusiones hacer campañas políticas, pero es verdad que tengo amigos que me ayudaron y me propusieron que lo fuera. Y les estoy muy agradecido, al igual que a los que no me votaron. Yo voy a estar al servicio de todos con la mejor voluntad. Otra cosa es que un profesor de lengua española lo mejor que puede hacer después de jubilarse es ser director de la Real Academia Española.En su discurso de ingreso en la RAE en 2006, usted habló del primer diccionario que elaboró la Academia. Y ahora uno de sus grandes proyectos es la vigésima tercera edición del DRAE. ¿Se publicará en 2013?Sí, porque si lo tenemos que publicar para celebrar el centenario, un diccionario exige pararlo un año antes. Son 1.400 páginas tamaño folio, hay 88.000 artículos y el secretario tiene que firmar todas las páginas. Lo tenemos que hacer para terminarlo en 2012. Y sí, es el reto mayor porque para la sociedad la obra fundamental de la RAE es el diccionario. La Academia nació precisamente para construir un diccionario como tenía el italiano y el francés.En los últimos meses, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha pedido la modificación de la acepción de franquismo porque señalan que niega la violencia del régimen. ¿Está de acuerdo en su modificación?La Academia siempre ha vivido el problema de la denominación de circunstancias ideológicas. A mí me tocó con la francmasonería porque el diccionario la definía como sociedad secreta y según la Constitución no puede haber sociedades secretas. Se modificó, pero es algo muy difícil de llevar a cabo porque el diccionario intenta representar la imagen estereotípica que tienen los hispanohablantes de una palabra, no la que tienen sólo unos hablantes.¿Y usted personalmente está de acuerdo con la definición actual de franquismo? Se la recuerdo: «Movimiento político y social de tendencia totalitaria».«La definición actual de franquismo no niega su violencia». El diccionario no tiene subjetividad, sino objetividad. Intenta representar lo que piensan la mayoría de los hablantes. Y el término totalitario cubre la violencia. Todos los regímenes totalitarios son violentos. No hace falta más. Es suficientemente explícito.Con respecto a la palabra matrimonio, el colectivo gay también ha pedido un cambio y que no sólo denomine a una pareja heterosexual. ¿Qué hará la RAE?Todavía no ha tomado ninguna dirección. Hay varios problemas. Uno es considerarlo un tema legal, un contrato específico. Pero claro, esto significa definir después los términos de marido y mujer. Cada definición trae a su vez un cambio total del diccionario. La lengua tiene unas fronteras muy claras.¿Pero la RAE está dispuesta a cambiarlo?La RAE sigue a la sociedad. Pero no puede seguir todos los cambios continuamente porque si no, no haríamos otra cosa.El lenguaje es un sistema de pensamiento y determina una mirada a la sociedad. ¿El DRAE recoge la mirada actual de los hispanohablantes?Ningún diccionario está actualizado en este sentido. Todos, y máxime el de la academia, registran, como los fósiles, estratos que reflejan épocas diferentes. Y, evidentemente, uno de estos estratos es la ideología. En este sentido, hay que conservar carlista, por ejemplo.El proyecto del Diccionario Histórico ha perdido un tercio de su presupuesto este año. ¿Confía en que esté listo para 2017?No sólo lo creo, sino que estoy convencido. Es un proyecto de Estado que asumió el presidente del Gobierno [José Luis Rodríguez Zapatero] en su momento. Tenemos un equipo dedicado a esto. Se han resuelto los problemas más graves que eran informáticos. Pero este año con la crisis hay que hacer verdaderos milagros. Es una de las preocupaciones que tengo y ya he hablado con su director, José Antonio Pascual. Estoy absolutamente convencido y pondré todos mis esfuerzos en aprender y trabajar en él.Este Diccionario Histórico estará desde el principio en internet. ¿Por qué no se ha hecho lo mismo con todas las obras de referencia? Son de servicio público y la Academia tiene una subvención estatal.Éste es un equilibrio y una armonía entre el servicio público y el dinero del contribuyente y el código del derecho mercantil que supone que estas sociedades industriales se crean con ánimo de lucro. Es decir, no podemos llevar a la ruina a Espasa Calpe al año siguiente de publicar un libro. Este es el compromiso armónico, que no es fácil de entender, pero nosotros también tenemos unos patrocinadores, no todo es del contribuyente. Y yo no puedo llevar a la ruina a una editorial porque si no, no encontraremos otra.¿Sin el patrocinio privado, la RAE no saldría adelante?Sería imposible. Y cada vez hay que procurar que la Academia sea más autónoma en la cuestión económica y tenga menos riesgos, ya que un momento de crisis podría llevarnos a una dificultad económica de no poder pagar la seguridad social.Una cuestión gramática que está en la calle. ¿Usted está de acuerdo con las miembras'?El término miembras me parece una ridiculez. Yo no lo acepto porque estos femeninos me parecen ridículos. Pero desde el siglo XVI el término está documentado en América y con mucha frecuencia.¿Y acepta el resto de feminización de adjetivos, como fiscala?Hay algunas que el diccionario ya ha reconocido, como regenta. Pero luego hay otras cosas que son absurdas. Por ejemplo, los acabados en -esa o -isa, como abadesa o poetisa. ¡Y ahora renuncian a esas palabras!Si el hablante determina la lengua, ¿va la sociedad hacia esa feminización?No, sólo en determinados ambientes. Si va a un claustro de profesores, sí se encontrará con los profesores y profesoras. Es un disparate lingüístico, pero se ha puesto de moda. Recuerde usted aquel 'vascos y vascas'.¿Y cuál es su opinión como académico y lingüista del ciudadanos y ciudadanas?Es inútil. Es una tontería. Va en contra de la lingüística romana, porque, además, la gente no habla así. Llegan a su casa y no preguntan: «¿cómo están los niños y las niñas?» Dicen: «¿cómo están los chicos?» El sistema de la lengua funciona así.Insisto con el uso que da el hablante a su lengua. ¿Por qué se ha quitado la tilde a guión si en España lo pronunciamos con dos sílabas?El hablante no sabe que hay gran parte de América que dice guion, con una sílaba. Y se ha elegido la opción mayoritaria, que es la que no tiene acento porque es un diptongo, a pesar de que nosotros lo digamos como un hiato.En este sentido, ¿la política panhispánica no encadena a unos y otros hablantes? Yo soy incapaz de pronunciar guión con una sola sílaba.Mire: si usted escribe guión con acento no pasa nada.«El castellano no está en peligro en Catalunya, es más débil el catalán» ¿No es falta ortográfica?No. No pasa nada. Se recomienda que se enseñe y se escriba sin acento. Lo mismo que truhan, que nosotros desde el siglo XVII lo pronunciamos tru-han'. Lo que ocurre es que los hablantes pensamos que nuestra forma es la mejor de todas. Pero piense que hay más de cien millones de mexicanos a los que le sienta muy mal que todo se haga desde Madrid. Como a nosotros nos sentaría si todo se hiciera desde el D.F.¿La Casa Real les ha comentado algo después de que se le haya caído la mayúscula al rey con la nueva Ortografía?Puede escribirlo en minúscula, pero también en mayúscula. En los dos. Pero en todos los decretos reales se escribe Juan Carlos Rey, y ese rey es con mayúscula. En cuanto deja de ser nombre común y se convierte en nombre propio es mayúscula.Se denomina catalán por oposición. Fue vicerrector del profesorado de la Universitat Autònoma de Barcelona. ¿El castellano está en peligro en Catalunya?Qué va a estar en peligro. Cada día aumentan los hablantes en castellano. La situación del catalán es muy débil. Es necesario proteger el catalán. La única manera de integrarse en Catalunya es hablar catalán.¿Qué mujer le gustaría que entrara en la RAE?Yo tengo muchas amigas y me costaría un disgusto si le dijera algún nombre. No me quiera usted tan mal. Yo quiero que vengan todas y si son amigas, mejor. Pero el sistema de cuotas no me gusta nada. Ya en serio, hay muchas mujeres que merecen estar sentadas en esta casa desde hace mucho tiempo.