Miércoles, 22 de noviembre de 2017

Barcelona borra el castellano en
comunicaciones oficiales

20/11/2009
NULL

NULL

L.V.L., La Voz LibreEl Ayuntamiento de Barcelona ha sustituido el anterior reglamento de usos lingüísticos por el de uso de la lengua catalana, a través del cual consagra al catalán como la única lengua propia y vehicular del Consistorio. Eso implica que tanto las notificaciones que se envíen a los ciudadanos como los impresos para solicitudes de cambio de domicilio o la propia publicidad municipal, pasando por el idioma de los teléfonos móviles del Consistorio e incluso los matasellos, tendrán que ser exclusivamente en catalán. A partir de ahora, el Consistorio tiene dos años para que la nueva regulación se cumpla en su totalidad.La nueva normativa implica que el catalán pasa a ser la lengua «preferente” del Ayuntamiento y que las comunicaciones, sean con el colectivo que sean, deberán hacerse en catalán. Si bien inicialmente el primer borrador, redactado por el PSC, hablaba de «normalmente” en catalán, la presión de ERC logró modificarlo hasta llegar a la situación actual. Tras haber conseguido aprobar el texto en base a sus pretensiones iniciales, el partido independentista se ha jactado de haber impedido sacar adelante la intención del Gobierno municipal, que pretendía equiparar castellano y catalán. «El documento inicial abría la puerta a la redacción de materiales en otras lenguas, sin contar con una versión catalana, o la rotulación sin contar con el catalán y otros ejemplos de auto odio lingüístico», argumenta la formación independentista. «Gracias a esta normativa se evitarán casos de dejadez lingüística como invitaciones a actos sólo en castellano o el uso de esta lengua en atención ciudadana», manifiesta Ester Capella, portavoz de ERC.Esquerra llevó a cabo esta medida basándose en el artículo sexto del Estatuto de Cataluña, el cual proclama que «la lengua propia de Cataluña es el catalán”. Los republicanos se quejan de que, desde que Esquerra forma parte de la oposición, el Consistorio había empezado a distribuir invitaciones públicas o documentos oficiales redactados en castellano. «Además, los manuscritos redactados en catalán contaban con numerosas faltas de ortografía”, denuncia Ester Capella.El texto no se limita a señalar que el catalán será el idioma «preferente”, sino que llega hasta el punto de determinar que el personal del Consistorio deberá expresarse «en el idioma de la comunidad”. Asimismo, también especifica que aquellas empresas que hayan suscrito un convenio de colaboración con el Ayuntamiento barcelonés deberán utilizar «al menos” el catalán.El reglamento del uso de la lengua catalana excluye completamente el castellano de la vida pública del Ayuntamiento de Barcelona y lo limita a aquellas personas que lo soliciten expresamente en algunos casos concretos. Sin embargo, el PP denuncia que «no tienen intención de dar cabida al español”. «Ahora mismo hay problemas para encontrar impresos en castellano”, explicó la portavoz popular Ángeles Esteller. «Resulta discriminatorio que el español se permita sólo en casos excepcionales, y que aparezcan trabas al intentar usarlo”, añaden los 'populares', explicando que «pretenden que la gente desista, ya que las notificaciones que se piden en castellano llegan tarde».