Lunes, 20 de noviembre de 2017

Autora Marta Rivera critica imposición idiomática en Galicia

19/04/2008
NULL

NULL

ABCLa asociación Galicia Bilingüe celebró en el Gran Hotel de Lugo una nueva conferencia, la primera tras constatar a través de una encuesta el masivo rechazo de la sociedad gallega a las imposiciones lingüísticas que abandera la Administración autonómica.En el acto se dio lectura a una carta de apoyo de la escritora lucense Marta Rivera de la Cruz con la que denuncia los intentos de arrinconar al castellano de la vida social y cultural de Galicia, y califica como «una nueva forma de fascismo» la demonización de quien emplea habitualmente este idioma y el cercenamiento del derecho a usarlo.Rivera de la Cruz se declaró incapaz de comprender que se esté impulsando en Galicia la limitación de las libertades individuales a través de las imposiciones lingüísticas. Tanto Gloria Lago, presidenta de Galicia Bilingüe, como José Manuel Pousada, vicepresidente, sostuvieron en su conferencia que el objetivo principal de la entidad que dirigen es la derogación de la actual Ley de Normalización Lingüística y su sustitución por una normativa que garantice los derechos de los ciudadanos gallego o castellanohablantes, con el reconocimiento del derecho de elección de la lengua docente en los centros educativos por parte de los padres al frente de sus reivindicaciones.Los méritosEsta última demanda es secundada por el 80% de los gallegos, según los resultados de la encuesta hecha pública por Galicia Bilingüe esta misma semana. Avalados por las conclusiones, Lago y Pousada demandaron también que la información oficial emitida desde dependencias de la Xunta esté a disposición de los usuarios en los dos idiomas, y que el conocimiento del gallego no sea valorado de manera desproporcionada, frente a los méritos relacionados con la competencia profesional, para acceder a un puesto público.La presidenta de la asociación defendió la realidad bilingüe de la sociedad gallega en contraposición a la política impositiva del gobierno autónomo, que prácticamente elimina la presencia del castellano de sus oficinas o de los centros de enseñanza y que tiene a día de hoy a miles de escolares recibiendo únicamente en este idioma la asignatura de Lengua y Literatura Española.Denunció la calculada manipulación de esa realidad por parte de determinados poderes políticos y sociales, que convierten en impropia la utilización del castellano y que tergiversan la historia para tildar a esta lengua de invasora y de haber sido impuesta, cuando hace ya cinco siglos era mayoritaria en las principales ciudades de Galicia y convivía hermanada con el gallego.La asociación criticó también que la actual política lingüística de la Xunta se justifique con un supuesto derecho de igualdad entre los idiomas, cuando los derechos le corresponden a las personas, y no a las lenguas. Y también se recordó en la conferencia el proyecto de ley que prepara la Consellería de Industria y que pretende obligar a los comerciantes a rotular en gallego.Además de relacionar las múltiples acciones y actividades que desarrolla la entidad a favor de sus reivindicaciones, Lago y Pousada aconsejaron distintas fórmulas para dejar constancia pública del rechazo social a esas políticas lingüísticas imperativas, como reclamar las comunicaciones de la Administración en los dos idiomas oficiales.También utilizar los resquicios legales que aún quedan para usar el castellano en la enseñanza y solicitar asesoramiento a Galicia Bilingüe sobre este tema, o presentarse como candidatos para ocupar las direcciones de las asociaciones de padres y madres de alumnos para impedir que, como ocurre ahora en muchas de ellas, sean controladas y manejadas por los partidarios de la imposición.