Sábado, 18 de noviembre de 2017

Aprendiendo guaraní en París

26/09/2008
NULL

NULL

Por Roberto Gómez Palacios, Última HoraLa forma en que la ciudadana francesa Capucine Boidin habla el guaraní podría originar envidia en mucha gente, y hasta vergüenza en otras personas que nacieron en esta tierra pero que desconocen el idioma.La antropóloga llegó al país para brindar una conferencia sobre mestizaje y género en América Latina. El encuentro se desarrolla a las 19.30 en la Sala Molière de la Alianza Francesa de Asunción.Capucine descubrió el dulce idioma guaraní gracias a otro ciudadano francés, Michel Dessaint, en los años 90.Aunque Michel no lo hablaba, conocía las palabras y reglas escritas, lo que motivó a Boidin a estudiarlo.De gran ayuda para ella fue haber conocido a Rubén Bareiro Saguier, mientras este se desempeñaba como diplomático paraguayo en París.Él le comentó que en Paraguay la educación es bilingüe, y eso le llamó aún más la atención. Por recomendación del paraguayo fue a un instituto en Francia a aprender el idioma, donde ahora enseña guaraní.La francesa logró enfatizar así los lazos con el idioma indígena y vino al país por primera vez en 1995."Aju noventaicíncope a estudia pai Melià ndive, Barrero Grándepe. (Vine en el 95 a estudiar con el padre Melià, en Barrero Grande)", comenta la francesa.En un fluido guaraní, la francesa agrega que de Barrero Grande pasó a la ciudad de San Pedro -en el departamento del mismo nombre-, donde, según ella, solo niños y niñas le aguantaban por el idioma.Amor por la lengua Lo cierto es que, hoy por hoy, su pronunciación del guaraní es casi perfecta, al igual que su fluidez. Sabe que para hablar y comunicarse bien en Paraguay tiene que recurrir al jopara.En París, Capucine practica el guaraní con sus alumnos y alumnas del Instituto Nacional de Lenguas y Civilizaciones Orientales (Inalco), donde es docente de este idioma."Hay personas que se interesan mucho por el guaraní. Pero lamentablemente lo que enseñamos es educación de principiantes. El Instituto no otorga diplomas en el guaraní como en otras lenguas", aclara.Señala que hasta el idioma de los esquimales, sin menospreciarlos -dice- tiene un diploma tras culminar el curso. "Creo que al guaraní le falta una Real Academia de la Lengua, para que pueda expandirse en el mundo con mayor facilidad", asegura.La no existencia de la misma hace que el guaraní no tenga reglas claras para su escritura. "Yo aprendí como cinco métodos distintos de escribir", menciona.Una interesante trayectoria académicaCapucine cursó el guaraní intensivo en el Centro de Estudios Paraguayos e Inalco (en Francia). Por su amor al idioma paraguayo recibió la condecoración Orden Nacional del Mérito Don José Falcón, otorgada por el Ministerio de Relaciones Exteriores del Paraguay, dado durante el año 2005.Su preparación académica habla por ella. Tiene doctorado en Letras y Ciencias Humanas por la Universidad de París X Nanterre, cuya tesis fue sobre la guerra y el mestizaje en Paraguay.Tiene una licenciatura en Economía Internacional y una maestría en Sociología Política, además de diplomas sobre estudios especializados en Etnología y Sociología Comparativa, UPX.Capucine nació en México, pero a los 6 meses volvió a la tierra de sus progenitores.De la circunstancia de haber nacido en América fue que siempre tuvo el deseo de conocer más sobre ella, y no paró hasta hacerlo.