Viernes, 24 de noviembre de 2017

Alejo Carpentier, el escritor universal

26/12/2009
NULL

NULL

Radio Ángulo Trascendió en el siglo XX como hombre de gran talento; la literatura signaría su existencia aunque también se sintió fuertemente atraído por la música, y ese creador que llevaba dentro lo acompañaría siempre hasta su fallecimiento el 24 de abril de 1980 en París, Francia.Hubiera bastado una sola de sus obras para situar su nombre entre los más extraordinarios autores. Precisamente el Premio Cervantes, máxima distinción de las letras españolas, otorgado en 1977, le hizo justicia al autor de El siglo de las luces, El reino de este mundo, La consagración de la primavera y Los pasos perdidos, entre otras grandes obras, lo que no ocurrió con el Nobel de Literatura, a pesar de merecerlo tanto. El talento define al cubano quien supo como nadie recrear lo real maravilloso en su narrativa todo es posible y natural, y por su maestría para describir el entorno y contar historias el lector se convierte en cómplice del autor y hasta puede creer que a las paredes le nacen ramas, que el tiempo retrocede y emprenden un viaje sin límites, donde los pasos siempre los conducen a la lucidez de un genio, de Carpentier. Para el escritor cubano lo real maravilloso «comienza a serlo de manera inequívoca cuando surge de una inesperada alteración de la realidad (el milagro), de una revelación privilegiada de la realidad…», y esa alteración supone la ampliación de los registros de esa realidad «percibidas con particular intensidad en virtud de una exaltación del espíritu que lo conduce de un modo de «estado límite». Muchas de sus narraciones, traducidas a varios idiomas, muestran una realidad que solo puede plasmar y escribir Alejo Carpentier, un descubridor de nuevos mundos dentro del propio mundo, poblados de singulares personajes dotados de vida propia, que parece que pueden escaparse de las páginas de un libro para descubrir nuevas rutas que los lleven al final del viaje. Precisamente en Viaje a la semilla narra la historia de un hombre de manera no convencional, «es una biografía tomada en tiempo recurrente, es decir, en vez de hacer una biografía de un hombre desde el momento en que nace hasta el momento en que muere, se le toma en el momento en que está muriendo, en el momento en que se muere, y se reconstruye su vida desde la muerte hasta su nacimiento». Nacido el 26 de diciembre de 1904, Alejo Carpentier influyó notablemente en la literatura latinoamericana y fue también musicólogo, ensayista, crítico de arte y periodista, y no podemos olvidar en modo alguno que llevó cultura a la radio cubana con sus magistrales libretos. Precisamente el 17 de diciembre de1933 publicó en la revista Carteles que era primordial «crear un Arte radiofónico, una preceptiva del radio, del mismo modo que existe un Arte poético y una preceptiva literaria», y apreciaba en su justa medida la trascendencia de ese mundo de micrófonos y voces que invadían el entorno de la población. Para Carpentier las posibilidades de la radio no tenían limites: «Mil géneros inéditos pueden nacer a su amparo. Basta enfocarlo con un poco de imaginación y de iniciativa». Imaginación e iniciativa realzaron el don que inmortaliza la obra del escritor cubano que condujo igualmente sus pasos por la realidad social de su país. Fue uno de los firmantes de La Protesta de los 13, junto a Rubén Martínez Villena y otros intelectuales cubanos.