Miércoles, 22 de noviembre de 2017

¿Español o inglés en Estados Unidos? Los dos

24/03/2008

Por Armando Miguélez Diario de AméricaEn otro ejemplar editorial de "El Clamor Público" de 1859, el californio Francisco P. Ramírez, explicaba ya a los hispanos en Estados Unidos la necesidad de conservar su lengua pero también la de aprender bien el inglés para avanzar y mejorar sus vidas en el nuevo país.El tema de la lengua en los EEUU se ha debatido en los mentideros políticos, culturales y educativos desde el principio de la Unión. Hasta estuvo a punto de declararse el alemán como la lengua oficial del país, por el peso que tenía la comunidad inmigrante alemana en el estado fundacional de la nueva República, Pennsylvania, y por el poso de resentimiento que había dejado la revolución de las colonias americanas contra la madre patria.Después, durante los siglos siguientes los varios grupos de inmigrantes de lenguas diferentes al inglés, han mantenido sus lenguas durante una generación pero poco a poco han ido aceptando el inglés o creando espacios diferentes para la lengua materna y la lengua común.El grupo hispanounidense ha seguido el mismo patrón en cuanto a la aceptación del inglés pero siempre, por la cercanía de México, y las repúblicas hispanoparlantes del Caribe, ha mantenido también la lengua materna sin ningún tipo de conflicto interno. Desde un principio, desde que las grandes extensiones de territorio hispano-mexicano pasó a formar parte de los EEUU, la población nativa de los mismos asumió su bilingüismo de una manera natural (bi-sensilismo, lo llama el poeta chicano Tino Villanueva) aplicando una fórmula muy sencilla: más es mejor. Dos lenguas son siempre algo mejor que una sola.Ya el editorial de El Clamor Público de Los Ángeles del 18 de junio de 1859 así lo expresa. Es más, el editorialista, Francisco P. Ramírez -a quien venimos siguiendo en estos artículos- vuelve a darnos una lección de sentido común, racionalidad y realismo que para si lo quisiéramos hoy en el apasionado tema de la lealtad lingüística en las sociedades nacionales en general y, en particular, en la sociedad norteamericana del siglo XXI.Es verdad que por el tono de anuncio que vemos en el último párrafo de su editorial, podemos achacar su postura pragmática a favor del bilingüismo como una postura interesada al servirle el editorial para anunciar el formato bilingüe que iba a adoptar el periódico a partir de esa fecha. Pero, a toro pasado, a 150 años de ese escrito, podemos ver que Francisco P. Ramírez, como en muchas otras cosas, acertó. El creía en la educación humanística en general de cuya educación el estudio de las lenguas es un componente importante.Sabemos por otros escritos de Francisco P. Ramírez que no proponía el aprender el inglés en detrimento del español, sino que cuantas más lenguas se supieran mejor, que cuantos más idiomas se conocieran más ilustrado se era y a eso es a lo que debía aspirar cualquier persona porque "una buena educación", nos dice, "es el mejor patrimonio y herencia que podemos dejar a nuestros hijos". Este californio de Los Ángeles, que tenía poco más de veinte años cuando escribió esto, era ya a esta edad temprana trilingüe de español, inglés y francés. Esto es lo que afirmaba Francisco P. Ramírez:"Desde esta fecha en adelante haremos lo posible para escribir en inglés dos o tres columnas de El Clamor Público. Haremos esto por varias razones. En primer lugar, facilitará a nuestros compatriotas que sólo hablan español, y particularmente a la joven y naciente generación, a adquirir algún conocimiento del idioma inglés:- Inútil nos parece advertir a nuestros compatriotas que no solamente les interesa sino ue deben dar a sus hijos una educación inglesa, y aprender ellos mismos, si es posible, a leer y hablar ese idioma. Estamos ahora bajo la bandera americana sea por nuestra propia voluntad o por la fuerza, y es probable que así permanezcamos siempre. Debemos pues conformarnos con los acontecimientos y vicisitudes de nuestro siglo, y familiarizarnos con el nuevo idioma, los usos y las costumbres; así no seremos dominados sino iguales en todo.Esto es lo mejor para nosotros y nuestra posteridad. Las leyes e instituciones públicas de los Estados Unidos se publican en inglés; y son tomadas y fundadas sobre preceptos de los Legisladores Ingleses. Las leyes e instituciones del país, son de origen inglés y datan desde la época de Alfredo el Grande .La libertad de prensa y el derecho de ser juzgados por el jurado, también están fundados sobre la sabias máximas de los Estado Británicos, trasplantados al suelo virgen descubierto por Cristóbal Colón. Los alemanes y franceses al llegar a los Estados Unidos, luego adquieren un conocimiento del inglés- ¿y por qué no los de descendencia española?Todo ciudadano debe conocer las leyes por las cuales es gobernado; por las cuales su vida, libertad y propiedad están aseguradas. Este conocimiento sólo se puede obtener comprendiendo el idioma inglés. Por falta de este conocimiento, hemos visto a nuestros compatriotas robados de sus bienes, por muchos rapaces que se han aprovechado de sus simplicidad y buen corazón. Una buena educación es el mejor patrimonio y herencia que podemos dejar a nuestros hijos. Enseñarles oficios útiles, y estimularlos a aprender las artes y ciencias. Que todas las familias de Los Ángeles se suscriban a El Clamor Público desde esta fecha; que hagan lo posible para leer el inglés. Esto facilitará su progreso, y jamás sentirán el tiempo empleado en esta necesaria e importante ocupación."