Viernes, 17 de noviembre de 2017

«El asturiano debería ser una
asignatura obligatoria»

29/09/2010
NULL

NULL

El Comercio DigitalSidoro Villa Costales —escritor, ilustrador, maestro de primaria y columnista de EL COMERCIO— presentó en la Pola su nueva novela infantil y juvenil 'Mael al debalu' (VTP), respaldado por la Fundación Municipal de Cultura de Siero y el Servicio de Normalización Lingüística. El autor ya había publicado otros dos libros infantiles en asturiano: '¡Nun-yos tengas perceguera!' y el 'Llibru de los suaños'.—¿Por qué libros infantiles?—Llevo toda la vida dedicándome a escribir, mi primer libro infantil lo publiqué en el año 2004, además hago ilustraciones para carteles y escribo poesía; todos mis textos son en asturiano. Escribo libros infantiles por el contacto que tengo diariamente con los niños, ya que soy profesor de primaria. Este último es para preadolescentes, de 12 a los quince años, en el momento en el que cambian de la educación primaria a secundaria. Pero también la recomiendo para el público adulto.—¿Qué nos cuenta el libro?—Es la historia de Mael, un niño que, por varias circunstancias, navega por el Mar Cantábrico en un sofá. Y este hecho le lleva a pasar por mil y una peripecias, de las que saldrá airoso gracias a su valentía y su lucha. Se encuentra con seres mitológicos como las sirenas, un cíclope o piratas. A través del libro, voy mostrando la fauna y flora de nuestro mar y dando a conocer otros textos de aventuras, como 'La isla del tesoro', entre otros, para que los niños los conozcan.—¿Cuál es la moraleja o los valores que se presentan en el libro?—Es una novela de aventuras de 83 páginas, que lo que pretende es entretener y transmitir algunos valores, pero no explícitamente, sino a través de las actitudes del protagonista Mael y su comportamiento.—¿Qué acogida tienen los libros escritos en asturiano entre el público infantil?—La verdad es que mis libros han tenido muy buena acogida y se agotaron todas las ediciones. Pero hay que tener en cuenta la situación precaria en la que vive nuestra lengua en todos los aspectos, pero especialmente en la educación. Y como no es oficial, pues no se conoce tanto a los autores ni sus obras.—¿Tiene pensado escribir algún relato en castellano?—No lo tengo pensado, yo soy asturianista y defensor de la lengua y lo hago por la literatura y por militancia. Yo escribo mejor en asturiano que en castellano, a nivel creativo. Tiene que existir una normalización del asturiano de a pie, el de la calle. La normalización de la lengua pasa por hacerla un poco culta, eso pasa también con el castellano, no se habla igual con los amigos que con los padres o en una conferencia. Es cierto que mucha gente que lee y escucha el asturiano normalizado no lo identifica como propio, pero ésa es la normalización que tiene cualquier lengua.—¿Cómo ve el asturiano desde las escuelas?—Creo que debería ser una asignatura del currículo y no optativa. La lengua es una propiedad histórica. Somos la única comunidad con lengua propia que esta asignatura no es obligatoria. Y sin excluir a ninguna asignatura. En las escuelas, el 60% del alumnado elige asturiano, mientras que en secundaria también la proponen como optativa, pero eligiendo entre asturiano y francés. Debería de ser obligatoria y los alumnos no tendrían por qué elegir entre estos idiomas, sino poder cursarlos a la vez.—¿Y en la sociedad?—Existe un movimiento reivindicativo propio y que no tiene que ver con el nacionalismo. Hay gente de todas las ideologías que está por la 'llingüa'. Es un movimiento cultural muy noble, se pide algo propio y una forma de expresarse que está en uso. Se pide la oficialidad para tener las misma posibilidades en educación, medios de comunicación y de relación con la administración. Está claro que se está perdiendo porque, del millón y pico de habitantes, se dice que sólo lo hablan 350.000 personas. El asturiano tenía que estar presente en nuestro día a día y en la televisión.